Público
Público

Estados Unidos guarda silencio en el caso Haidar

Moratinos descarta la mediación del rey y pide activista que deje la huelga

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La secretaria de Estado estadounidense, Hillary Clinton, evitó ayer manifestarse sobre la expulsión hace un mes de Haminatou Haidar de Marruecos. Tras reunirse durante más de una hora en Washington con el ministro de Asuntos Exteriores español, Miguel Ángel Moratinos, la diplomática norteamericana guardó silencio y dejó las conclusiones formales y sin aumentar la presión sobre el reino alauí en manos del portavoz español.

Moratinos anunció que ambos países trabajarán de manera conjunta y 'de forma inmediata' para que Haidar abandone la huelga de hambre. La activista cumple hoy 30 días de protesta en el aeropuerto de Lanzarote tomando únicamente agua y azúcar.

Clinton rechaza realizar actuaciones concretas respecto a tema Haidar

En la rueda de prensa posterior al encuentro, Moratinos instó a Haidar a que continúe de otra forma la lucha por la causa de su pueblo, que definió de 'justa y legítima'. Respecto al papel del rey Juan Carlos, volvió a negar cualquier intermediación del monarca con Marruecos.

Fuentes de Exteriores afirmaron que, durante la reunión, Moratinos y Clinton coincidieron en la necesidad de solucionar el conflicto del Sáhara 'sobre la base del derecho de autodeterminación' del pueblo saharaui. En cuanto a la huelga de hambre de Haidar, las mismas fuentes insistieron en 'la necesidad de trabajar con Marruecos, Argelia y Francia' para buscar una salida, que según el ministro español pasa por que la activista vuelva a comer. Exteriores asegura que Clinton no se comprometió a realizar actuaciones concretas en el tema Haidar.

El Sáhara ocupó, en todo caso, un papel secundario en la reunión entre ambos mandatarios. Los principales temas de la reunión fueron Afganistán, Honduras y los Balcanes Occidentales. Moratinos reiteró 'el firme compromiso de España a la nueva estrategia de Estados Unidos en Afganistán', lo que pasa por un nuevo incremento de tropas, que fijará el Congreso.

Exteriores insiste en 'trabajar con Marruecos, Argelia y Francia'

El encuentro estaba previsto desde hace semanas y fue, en vísperas de la reunión, cuando se incluyó la situación de Haidar en la agenda. La semana pasada, Clinton dio un primer toque de atención a Marruecos, en una conversación telefónica con su homólogo, Taieb Fassi-Fihri, al que instó a realizar 'un esfuerzo'.

La directora de incidencias políticas del Centro Robert Kennedy de Justicia y Derechos Humanos, Marselha Gonçalves, aseguró ayer tras reunirse con funcionarios del Congreso de Estados Unidos que no cree que haya una declaración norteamericana hasta que se produzca una resolución firme o que Haidar regrese a El Aaiún.

Por otra parte, el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, que habló con Fassi-Fihri el viernes pasado, explicó ayer que pidió a Marruecos que tenga una 'consideración especial' con Haidar.

La situación de la activista llegará hoy al Congreso en forma de proposición no de ley del Grupo socialista, en la que insta al Gobierno a 'que redoble todas las gestiones políticas y diplomáticas que sean necesarias para permitir el retorno a su hogar junto a su familia', según recoge el primer punto del texto presentado por los socialistas.

La iniciativa, que el PSOE presentará en solitario al no haber podido conseguir el apoyo de otros grupos, como era su intención inicial, pide al Ejecutivo que solicite la 'mediación activa' del Representante de la ONU para el Sáhara y de su Alta Comisionada para los Derechos Humanos. Además, ofrece a Haidar 'el ejercicio del derecho que tiene a la nacionalidad española' y defiende las resoluciones del Congreso sobre el estatus del Sáhara.

Así, el texto que el PSOE quiere someter a la votación del Pleno señala que 'el estatuto definitivo del Sáhara Occidental deberá ser resultado de la negociación y acuerdo entre las partes y del libre ejercicio del derecho a la autodeterminación del pueblo saharaui, en el marco de Naciones Unidas'.

Izquierda Unida, por su parte, hizo pública ayer una enmienda a esta iniciativa en la que solicita que las gestiones para resolver la situación de Haidar se realicen 'al máximo nivel', lo que incluye, según IU, al rey, a pesar de que el el Ejecutivo haya rechazado su mediación.