Público
Público

El estadounidense Ben Spies consigue su primera victoria en MotoGP en el Gran Premio de Holanda

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El estadounidense Ben Spies (Yamaha YZR M 1) venció con autoridad en el Gran Premio de Holanda de MotoGP, su primera victoria en la categoría reina del motociclismo mundial, en una carrera que se vio marcada desde el principio por un error del italiano Marco Simoncelli y por el que Jorge Lorenzo perdió todas sus opciones de aspirar al triunfo.

Comenzaron pronto los incidentes en la carrera de MotoGP, pues antes incluso de haberse cumplido media vuelta de carrera se fue por los suelos el italiano Marco Simoncelli (Honda RC 212 V), autor del mejor tiempo de entrenamientos y, lo peor de todo fue que se llevó por delante al campeón del mundo, Jorge Lorenzo (Yamaha YZR M 1), que había protagonizado una buena salida.

En ese momento, en la salida, Jorge Lorenzo consiguió sorprender a todos los pilotos que se encontraban en la primera línea, aunque en la apurada de frenada de final de recta entró un poco colado y se vio superado por su compañero de escudería, el estadounidense Ben Spies, que iba a protagonizar la escapada de la jornada.

Tras Spies, Lorenzo vio como Simoncelli se intentaba meter por dentro y un nuevo error de precipitación le hizo perder adherencia en la rueda delantera. La caída se hizo inevitable y, como Lorenzo iba pegado a él, también se fue al suelo.

La fortuna quiso que su moto no se llegase a parar y en cuanto la pudo desenganchar de la Honda de Simoncelli regresó a la carrera, aunque con casi medio minuto de desventaja respecto a la cabeza, en donde Spies comenzaba a adquirir una ventaja importante al producirse un hueco tras la caída que tuvieron que evitar casi todos los pilotos.

El más perjudicado en ese punto fue el australiano Casey Stoner, que se tuvo que aplicar a fondo para doblegar a su propio compañero de escudería, el italiano Andrea Dovizioso para intentar alcanzar a Ben Spies, quien por entonces ya contaba con más de tres segundos de ventaja.

No fueron los únicos percances iniciales ya que nada más cumplirse el primer giro se quedaba fuera de carrera por caída el checo Karel Abraham, quien ayer anunció la renovación por Ducati una temporada más, y poco después se iba por el mismo motivo el francés Randy de Puniet (Ducati Desmosedici).

Desde la penúltima plaza Jorge Lorenzo tuvo que empezar su carrera particular para ir superando pilotos y así que diese buena cuenta del piloto probador Akiyoshi (Honda RC 212 V), también de Héctor Barberá (Ducati Desmosedici) y Álvaro Bautista (Suzuki GSV RR), además de ganar una posición por la entrada en sus talleres del británico Cal Crutchlow (Yamaha YZR M 1) y situarse tras el dúo formado por el japonés Hiroshi Aoyama y el español Toni Elías, ambos sobre sendas Honda RC 212 V.

Justo en el ecuador de la carrera, decimotercer giro, Lorenzo ya había dado buena cuenta de Elías y era octavo, aunque con Aoyama en su punto de mira, al que superó una vuelta después.

Desde ahí hasta el final ya sería otro cantar, puesto que su inmediato predecesor -el estadounidense Colin Edwards- se encontraba ya a veintidós segundos, muy lejos para pensar en poder alcanzarlo antes de la bajada de la bandera de cuadros, pero con un ritmo frenético le dio caza a cuatro vueltas del final y todavía las cuentas le eran favorables para intentarlo con el también americano Nicky Hayden (Ducati Desmosedici).

En el vigésimo segundo giro Jorge Lorenzo hizo su vuelta rápida personal y tenía a Hayden por delante -6,4 segundos- rodando casi dos segundos más lento que él, pero con tres vueltas por delante resultó ya una misión imposible para el campeón del mundo.

El italiano Valentino Rossi (Ducati Desmosedici GP 11.1), undécimo en los entrenamientos, hizo una buena salida y aunque nunca pudo pelear por el podio ni alcanzar a sus rivales, consiguió una meritoria cuarta plaza que le permite mantenerse con aspiraciones en el campeonato del mundo.

Toni Elías logró la décima posición con Álvaro Bautista algo más atrás, undécimo, al verse doblegados ambos en la remontada de Simoncelli, que les superó a dos vueltas de la conclusión de la prueba para ser noveno.

Héctor Barberá (Ducati Desmosedici) fue el último de los españoles de la clasificación, duodécimo, doblado por el vencedor de la carrera en el tramo final.

Juan Antonio Lladós