Público
Público

El estadounidense Watney encabeza la revolución en el Campeonato de la PGA

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Dirán los nostálgicos que desde que Tiger Woods perdió el timón del golf los grandes torneos ya no son lo mismo, pues como está sucediendo en el Campeonato de la PGA un anónimo como Nick Watney lidera con trazo firme (13 abajo) este último 'Grande' de la temporada.

La apertura facilitada por Tiger desde su confesa infidelidad y sus averías en el 'swing', más la irregularidad de Phil Mickelson, primer y segundo jugadores del mundo, han puesto al descubierto una realidad. La igualdad es tan acusada entre el resto de la elite que más de medio centenar de golfistas se disputan los títulos separados por mínimas diferencias.

El golf actual está así. Con Tiger fuera de combate, también en este US PGA después de tardar hoy once hoyos en lograr un 'birdie', incapaz de bajar del par en la tercera ronda y atrapando tan sólo cinco de catorce calles, la lista de candidatos se amplía y aparecen apellidos a memorizar en adelante.

Por ejemplo, el surafricano Louis Oosthuizen ganó con inusitada holgura el reciente Open Británico e inauguró su palmarés en 'Grand Slam'; el norirlandés Graeme McDowell conquistó el último Open USA, que también abrió su palmarés y acabó con 40 años de sequía europea.

Sólo un nuevo éxito de Mickelson en el Masters, en abril, puso algo de cordura a este desfile de golfistas de indudable calidad por los puestos de vanguardia en los mejores torneos.

Watney, de 29 años y dos títulos del PGA Tour, dio un acelerón bestial a sus opciones de ganar en el Whistling Straits Course. Embocó ocho 'birdies' y cometió dos 'bogeys' (el último en el hoyo 18), para firmar 66 golpes y sumar 13 bajo par.

Es paradójico que Watney, en los dos únicos US PGA que había jugado previamente, en 2008 y 2009, no atravesara el corte en ninguno de ellos. Pero este deporte es así de distinto al resto.

El líder aventaja en tres golpes al dúo que comparte la segunda plaza, formado por el joven norirlandés de 21 años Rory McIlroy y el estadounidense Dustin Johnson, ambos hoy con 67 golpes (-5).

McIlroy, un golfista apunto de eclosionar, va camino de alzarse pronto con un 'major' y Johnson, de 26 años y 29 hoyos seguidos sin 'bogeys', lleva sólo tres temporadas como profesional.

La tercera jornada ofreció más perlas inesperadas: el chino Wen-Chong Liang batió el récord del Whistling Straits con una tarjeta de 64 golpes (-8).

Liang, de 32 años, mejoró en un golpe el anterior mejor registro que poseían al alimón el norirlandés Darren Clarke y el español Miguel Angel Jiménez, en el Campeonato de la PGA de 2004.

Nunca un chino ha conquistado un 'major'. Y Liang ascendió así, de sopetón, hasta la cuarta plaza, a cuatro golpes del líder, y comparte puesto con otros golfistas interesantes como el alemán Martin Kaymer o el estadounidense Jason Day.

Para ver a ganadores de torneos de 'Grand Slam' hay que descender hasta la séptima plaza. Los norteamericanos Jim Furyk (Open estadounidense de 2003) y Zach Johnson (Masters de 2007) porfían desde esa plaza y a cinco golpes por su segundo 'Grande'.

Gonzalo Fernández-Castaño, el único español tras las eliminaciones de Sergio García, Jiménez y Álvaro Quirós, hizo 73 golpes y cayó al puesto número 53.