Público
Público

Uno de cada 5 estadounidenses tuvo enfermedad mental en el 2009

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Por Julie Steenhuysen

Más de 45 millones de estadounidenses,o el 20 por ciento de los adultos de Estados Unidos, tuvo algúntrastorno mental en el 2009 y 11 millones padecieron unaenfermedad grave.

Los adultos jóvenes, de 18 a 25 años, tuvieron el nivel másalto de enfermedad mental (del 30 por ciento), comparado conlos mayores de 50 (del 13,7 por ciento), según revela elinforme de la Administración de Servicios de Salud Mental yAbuso de Sustancias (SAMHSA).

La tasa, levemente más alta que el 19,5 por ciento del2008, mostró un aumento de la depresión, en especial en losdesempleados, informó SAMHSA, que es parte de los InstitutosNacionales de Salud.

"Son demasiados los estadounidenses que no están recibiendola ayuda que necesitan y se están perdieron las oportunidadespara prevenir e intervenir", indicó Pamela Hyde, administradorade SAMHSA.

"Las consecuencias para las personas, sus familias y lascomunidades pueden ser devastadoras. Las enfermedades mentalessin tratar causan discapacidad, adicción a las drogas,suicidio, pérdida de la productividad y discordia familiar",añadió.

La encuesta de salud mental del 2009 muestra el impacto delas tasas récord de desempleo, que en el 2009 llegaron al picomáximo de los últimos 25 años. En mucho casos, el desempleoincluyó la pérdida del seguro de salud, lo que hizo queaquellos con problemas mentales no pudieran recibirtratamiento.

En el 2009, 6,1 millones de adultos tuvieron un problemamental sin tratar y el 42,5 por ciento lo atribuyó a que nopodía pagar la atención.

Unos 14,8 millones de estadounidenses sufrieron depresiónmayor, y el 10 por ciento de los desempleados, comparado con el7,5 por ciento de los jubilados o pensionados, el 7,3 porciento de los que trabajaban medio día y el 5,4 por ciento delos que lo hacían tiempo completo.

Sólo el 64 por ciento de los mayores de 18 años condepresión mayor recibió tratamiento en el 2009, a diferenciadel 71 por ciento atendido en el 2008.

Estar desempleado también aumentó el riesgo de suicidio.Los adultos sin empleo en el 2009 eran dos veces más propensosa pensar en suicidarse que los adultos con empleo: el 6,6 porciento de los desempleados frente al 3,1 por ciento de aquelloscon trabajo.

La encuesta reveló también que el 23,8 por ciento de lasmujeres tuvo alguna enfermedad mental, comparado con el 15,6por ciento de los hombres.