Público
Público

Una estafa en Colombia amenaza con provocar una crisis social

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Miles de enfurecidas personas protestaron el miércoles en varias ciudades de Colombia, después de que una serie de firmas que ofrecían exorbitantes rendimientos a través de las llamadas pirámides comenzaron a desaparecer con multimillonarios fondos, amenazando con una crisis social.

En la ciudad de Pasto, capital del departamento de Nariño, en la frontera con Ecuador, ahorradores que hace unas semanas hacían largas colas de varias horas para entregar su dinero destruyeron locales de las empresas y se llevaron sillas, ordenadores y escritorios, según imágenes de la televisión local.

Simultáneamente, en una calle de Popayán, la capital del departamento del Cauca, la Policía lanzó gases lacrimógenos para dispersar a la enfurecida multitud, que intentaba entrar a la fuerza en los establecimientos para recuperar sus ahorros, según informaciones de medios.

El negocio, conocido como pirámide, es un esquema en el que las personas que invierten llevan a sus amigos y familiares para con esos recursos pagar a los que entregaron antes su dinero.

Este tipo de fraude se registró hace unos años en países como Argentina, Perú y Albania. En este último, el colapso del sistema piramidal en 1997 llevó a pérdidas de 2.000 millones de dólares a los ahorradores y condujo a la anarquía hasta que fuerzas europeas restablecieron el orden.

La preocupación sobre esos casos ha llegado incluso al Gobierno y el mismo presidente Álvaro Uribe alertó el miércoles contra ese tipo de promesas, y pidió al Congreso que tramite un proyecto de ley para penalizar la práctica.

"No corran esos riesgos en esas pirámides, esos sistemas especulativos son finalmente esquemas de estafa", advirtió el mandatario.

INGENUIDAD O CODICIA

Analistas independientes estiman que los estafadores habrían captado más de 100 millones de dólares en Colombia.

Sólo en Popayán, la Policía informó que había capturado esta semana al gerente de uno de los cientos negocios cuando intentaba huir en su vehículo con el equivalente a 2,2 millones de dólares en efectivo.

En otra población, la policía detuvo a varios empleados de uno de los negocios que llevaban adheridos a sus cuerpos millones de pesos y buscaban la protección policial para evitar ser golpeados por los incautos inversores.

Las pirámides resurgieron a principios de 2008, después de que hace varios años se registraran casos similares de este tipo de fraude en el país, pero ninguno con las actuales dimensiones.

Tanto las autoridades judiciales como los reguladores del sector financiero investigan si las promesas de duplicar los recursos invertidos están relacionadas con actividades ilícitas, como el blanqueo de dinero del narcotráfico.