Público
Público

Estallan disturbios tras el funeral de un joven atropellado por la policía en Bahrein

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Cientos de manifestantes se enfrentaron hoy con las fuerzas de seguridad en el pueblo de Sitra, cerca de la capital de Bahrein, tras el funeral de un adolescente que murió atropellado por un vehículo de la policía en Manama.

Ali al Badah, de 16 años, falleció arrollado por un coche de la policía que terminó impactando contra un muro de una vivienda en la aldea de Yufair a primeras horas de hoy, a pocos metros de la base de la Quinta Flota de EEUU.

Tras el suceso, las autoridades bahreiníes indicaron que el conductor perdió el control del vehículo tras resbalar en una mancha de aceite en una calle estrecha, mientras que los manifestantes aseguran que la policía lo atropelló de manera intencionada.

Decenas de miles de personas participaron en las exequias del joven, pese a que la policía cercó la villa, y corearon consignas "abajo, abajo (el rey) Hamad (bin Issa al Jalifa)", y "el pueblo quiere derrocar el régimen".

Asimismo, los manifestantes pidieron la intervención de la ONU para proteger a los civiles, después de que más de 40 personas perdieran la vida en las sucesivas protestas que tienen lugar en Bahrein desde febrero pasado.

Por su parte, el movimiento opositor chií Wifaq (Consenso Nacional Islámico) condenó el suceso y acusó en un comunicado a las fuerzas de seguridad de atropellar deliberadamente a los manifestantes.

En ese sentido, reveló que testigos aseguran que el vehículo de la policía llegó a toda velocidad, con las luces encendidas y embistió a cuatro jóvenes de manera directa y premeditada.

Dos de los adolescentes resultaron heridos leves, otro con una fractura en la pierna, mientras que Al Badah falleció.

Ayer, viernes, decenas de miles de bahreníes se manifestaron en distintos puntos del país para pedir reformas políticas, mientras que las embajadas de EEUU y del Reino Unido advirtieron a sus ciudadanos de que tomen precauciones.

Bahrein es un pequeño reino en el que el 70 por ciento de la población es de confesión chií, pero está gobernado por una monarquía suní.

Las protestas para pedir reformas democráticas comenzaron el pasado 14 de febrero y en ellas han muerto decenas de personas, mientras que decenas de detenidos han sido llevados ante la Justicia.