Público
Público

Estallan nuevos combates entre fuerzas iraquíes y milicianos chiíes en Basora

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Nuevos combates han estallado la madrugada de hoy entre tropas iraquíes y miembros de la milicia "Ejército del Mahdi", liderada por el clérigo radical chií, Muqtada al Sadr, en la ciudad meridional de Basora.

Según informó a Efe un portavoz de la gobernación de Basora, ambas partes libran duros enfrentamientos en el área de Al Hayaniyat, a unos ocho kilómetros al oeste de Basora, y que las fuerzas gubernamentales intentan recuperar el control de la zona.

Por su parte, testigos locales indicaron que en los tiroteos los soldados y milicianos utilizan armas medianas y pesadas, y que las tropas cuentan con la apoyo aéreo de las fuerzas de la coalición, encabezada por EEUU.

Asimismo, afirmaron que la campaña militar iraquí en Al Hayaniyat se produce en el marco de un plan para expulsar a los milicianos del área.

El intenso bombardeo aéreo ha ayudado a los militares a controlar las principales calles de la zona, añadieron los testigos, que, además, dijeron desconocer de momento si los combates han dejado víctimas entre ambas partes.

Los enfrentamientos ha obligado a la gente a permanecer en sus hogares, y la oficina de Sadr hasta ahora no ha difundido un comunicado para informar sobre los incidentes.

Por otra parte, fuentes del Bloque (político) de Sadr dijeron que realizarán una manifestación pacífica hoy en los barrios próximos a Al Hayaniyat para exigir el fin del bloqueo impuesto por las fuerzas gubernamentales sobre esa zona, y que ya dura ocho días.

Según las fuentes, que declinaron identificarse, los miembros del Bloque de Sadr son blanco de una campaña de violaciones por parte del Gobierno iraquí, y que los ataques lanzados en la actualidad contra los cuarteles del Ejército iraquí suponen una reacción natural de los milicianos.

Indicaron que las fuerzas iraquíes cercaron ayer, viernes, un lugar donde los seguidores de Sadr iban a realizar el rezo comunitario del mediodía, y el Ejército iraquí, con el respaldo de soldados británicos, impidieron el rezo y el sermón.