Público
Público

Esther Ferrer gana el Premio Nacional de Artes Plásticas

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El Ministerio de Cultura otorgó el viernes el Premio Nacional de Artes Plásticas 2008 a la artista Esther Ferrer por su contribución a la escena contemporánea, a través de sus creaciones y labor pedagógica.

"Su fidelidad en este ámbito ha tenido especial incidencia en generaciones más jóvenes a partir de su actividad pedagógica. Asimismo se valora su continuada presencia en el contexto internacional", dijo el organismo en un comunicado donde explicó las razones para otorgarle a la artista vasca este galardón, que incluye un premio por 30.000 euros.

Ferrer, nacida en San Sebastián, en 1937, se ha destacado por ser un pionera en el montaje de instalaciones en España, además de por su participación en el grupo de artistas contemporáneos de vanguardia "ZAJ", compuesto además por Juan Hidalgo, Walter Marchetti y que contó con la presencia esporádica de nombres como Tomás Marco, Ramón Barcé y José Luis Castillejo.

"Mi trabajo como artista visual ya estaba definido cuando me encontré con ZAJ. De hecho, cada uno de nosotros estaba trabajando de forma completamente independiente. Ciertamente hubo influencia mutua, pero creo que inconciente", dijo la artista en una entrevista publicada en su portal sobre el grupo, al cual se unió en 1967.

"El hecho de que tuviéramos las mismas preferencias, derivadas de Duchamp y Cage, entre otros, fue por su puesto un factor determinante de nuestra unión, y como resultado de esto pudimos trabajar juntos", afirmó la artista en referencia a las instalaciones experimentales organizadas por la asociación, que incluyen el envío de misivas o la organización de conciertos.

Sin embargo, la participación de Ferrer en el grupo distó de ser ordenada y metódica, dada la naturaleza del mismo, que según sus miembros era como "un bar, la gente entra, sale, está; se toma un copa y deja una propina".

Para Ferrer su trabajo con las instalaciones es una búsqueda que implica abrirse a una realidad, que no siempre es fácil.

"Si la utopía es el lugar del abrigo total, donde se está protegido contra todo, el arte de la performance, por el contrario, es el arte del no- abrigo", afirmó la ganadora del premio en un ensayo.

La labor de esta artista la ha llevado a representar a España en la Bienal de Arte de Venecia en 1999 y le ha permitido una introspección personal que, a través del autoconocimiento, la ha abierto al mundo.

"La mirada intima siempre viene primero. El exterior viene después. El hacer performances me ha dirigido a ver a los otros de forma diferente", dijo la artista que combina disciplinas como la fotografía con formas de arte más expresivas para sus montajes.

El jurado del premio estuvo presidido por el director general de Bellas Artes y Bienes Culturales, José Jiménez, y contó con la participación del ganador del año anterior, Isidoro Valcárcel, y de personas del mundo de la cultura como Manuel Borja-Villel, director del Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía.