Público
Público

El estigma inutiliza las vías de prevención

Un 72% de los homosexuales de Senegal también practican el sexo con mujeres y la gran mayoría están casados  

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Los miembros de la asociación Xam Xam Le (Conocimiento a través del aprendizaje, en wolof, la lengua más hablada de Senegal) reciben a los invitados en un modesto hotel de Thies, la tercera ciudad más importante de Senegal.

Visten de forma muy distinta a la mayoría de los hombres que se ve por las calles. Camisetas ajustadas, joyas y complementos los distinguen de los trajes tradicionales que ese viernes (día de oración) viste la mayoría de la población masculina. Aparte de su apariencia física, lo que diferencia a estos jóvenes de otros es su orientación sexual, ya que la asociación está formada por hombres que mantienen relaciones sexuales con otros hombres (HSH).

El artículo 319 del Código Penal senegalés define las relaciones con individuos del mismo sexo como acto contra natura, que puede castigarse con entre uno y cinco años de prisión y una multa de entre 100.000 y 1.000.000 de francos CFA (250 a 2.500 dólares). A efectos prácticos, lo que está más castigado es hacer ostentación verbal de dicha orientación sexual. En otras palabras, uno puede parecer gay pero, si quiere vivir tranquilo, no puede reconocer que lo es.

La denominación HSH tiene más sentido en Senegal que homosexual

El presidente de la asociación, que prefiere no dar su nombre, explica que esta es la razón por la que Xam Xam Le ha sido autorizada, pero no como un organismo de HSH, sino como entidad para la difusión de medidas de prevención contra el VIH.

De hecho, la mayoría de los siete jóvenes que atienden a los periodistas no son homosexuales a ojos de su comunidad.

Y el miedo es lo que explica que sólo siete de los 95 miembros acudan a la reunión, organizada por la ONG ENDA Santé que, en un programa financiado por el Fondo Mundial, trabaja en la prevención de la transmisión del VIH en este colectivo. 'Nos han enseñado mucho y ahora sabemos cómo protegernos; antes practicábamos las felaciones sin condón', comenta el presidente.

Aunque la situación es ahora mejor que hace algunos años, el problema parece de difícil solución. Porque para reducir la enorme prevalencia del VIH en este grupo (un 21,5% es seropositivo) no sólo basta con que los hombres practiquen el sexo con protección. En Senegal, como en otros países africanos, la denominación HSH se ajusta mucho más a la realidad que el término homosexual: un 72% de estos hombres también mantiene relaciones sexuales con mujeres.

Es el caso de Michele N., un joven de 21 años que se sorprende cuando se le pregunta si se piensa casar. 'Por supuesto, tengo dos novias, ninguna sabe que me gustan los hombres'.

Si el HSH seropositivo no informa a su mujer, ¿cómo evitar transmitirle el VIH? ¿Y que esta se lo pase a sus futuros hijos? Desde la asociación, les es difícil responder. Aunque sus miembros piden que se derogue la ley que les declara ilegales, tienen claro lo que preferirían: 'Emigrar a Europa es lo mejor que te puede pasar'.