Público
Público

Un estimulador gástrico induce la pérdida de peso en diabéticos

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Por Megan Rauscher

Una estimulación eléctricagástrica que utiliza el sistema Tantalus (MetaCure Ltd) puedemejorar el control glucémico e inducir la pérdida de peso enpacientes diabéticos tipo 2 obesos que están deficientementecontrolados con medicación antidiabética oral.

Estos son los resultados de un estudio preliminar, que sehan informado en la Asociación Europea para el Estudio de laDiabetes, en Roma.

El sistema Tantalus es un dispositivo que induce lacontractilidad del estómago y se compone de tres pares deelectrodos bipolares conectados a un generador de impulsosimplantable.

El dispositivo detecta automáticamente la ingesta dealimentos y aplica señales de modulación de la contractilidadgástrica al estómago para inducir una saciedad temprana.

"El paciente necesita sólo una hora por semana pararecargar la batería del generador de impulsos implantableutilizando un cargador externo y los parámetros de detección yestimulación se pueden ajustar según el sujeto utilizando unprogramador externo", dijo durante la reunión el doctor BrunoGuerci, del Hospital Jeanne-d'Arc de Nancy, en Francia.

El sistema Tantalus está aprobado en Europa para tratar laobesidad y para tratar a los diabéticos tipo 2 que son obesos,para que puedan retrasar o evitar el tratamiento insulínico.Está actualmente en ensayos clínicos en los EstadosUnidos.

Como parte de un estudio piloto multicéntrico europeo, seimplantó quirúrgicamente el sistema Tantalus a 19 adultosdiabéticos tipo 2 obesos con niveles de HbA1c superiores al 7,5por ciento, a pesar de una medicación antidiabética oral.

La HbA1c determina los niveles de glucosa en sangremidiendo la hemoglobina glucosilada, sustancia en los glóbulosrojos que se forma cuando la glucosa se fija a la hemoglobina.Una HbA1c del 6,0 por ciento o inferior es normal.

"El peso corporal y el índice de masa corporal disminuyeronsignificativamente a los tres meses y luego permanecíanestables a los seis meses. La pérdida de peso fueaproximadamente de 5 kilogramos y la reducción del perímetro dela cintura aproximadamente de 6 centímetros", dijo Guerci en laconferencia.

"Es importante recalcar que no se puso a los pacientes auna dieta específica. Estos continuaron su actividad normal dela vida", observó Guerci.

A los seis meses, la presión arterial también habíamejorado significativamente, con una reducción de más de 10puntos tanto en los valores sistólicos como en los diastólicos,observó el investigador.

La HbA1c disminuyó desde el inicio del ensayo hasta lostres meses y permanecía estable a los seis meses. Ladisminución media después de seis meses fue aproximadamente del1 por ciento.

El porcentaje de pacientes que alcanzaron la HbA1c objetivode menos del 7 por ciento fue del 61 por ciento a los tresmeses y del 56 por ciento a los seis.

La reducción de la HbA1c se "explicaba esencialmente" porunos niveles de glucosa en sangre en ayunas inferiores, pero nopor el nivel de glucosa después de las comidas", dijoGuerci.

Sin embargo, debe tenerse presente, añadió el investigador,que la glucosa en sangre en ayunas se midió directamente demuestras de sangre, mientras que los valores posprandiales seregistraron mediante autocontrol de la glucosa en sangre.

Tres sujetos del estudio (el 16 por ciento) disminuyeron sumedicación antidiabética oral a los tres meses de tratamiento ytodos ellos fueron capaces de mantener después un controlglucémico estable.

Aproximadamente la mitad del cambio en la HbA1c podríaexplicarse por los cambios de peso.

"Más pérdida de peso, mayor reducción de la HbA1c", observóGuerci. "Eso también hace pensar que hay mecanismos adicionalesimplicados en la mejora del control glucémico aparte de lacontribución de la pérdida de peso", añadió el investigador.

Los eventos adversos estaban en consonancia con otrosprocedimientos laparoscópicos similares y estaban "relacionadosprincipalmente con el procedimiento y no con el dispositivo",finalizó Guerci.