Público
Público

"Estos Presupuestos de 2013 tienen más efectos especiales que las películas de Spielberg"

El Gobierno tumba las 11 enmiendas de totalidad de la oposición por 179 votos a favor, 148 en contra y una abstención

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Si algo quedó meriresulta insultante comprobar cómo, un año más, los intereses de las finanzas y los bancos son puestos por delante de los de las personasdianamente claro en estas dos jornadas de debate de totalidad de los Presupuestos Generales del Estado (PGE) de 2013 es que la oposición no se cree las previsiones del Gobierno. Ni que se vaya a cumplir el déficit, ni que el PIB vaya a caer sólo un 0,5% el año próximo, ni que Mariano Rajoy no vaya a aprobar nuevos recortes vía real decreto ley. Las críticas fluyeron como una catarata incesante contra el Ejecutivo, pero se quedaron en eso, críticas. El PP las frenó todas mediante la votación. A las 11.10 horas de hoy, los conservadores, ayudados por Unión del Pueblo Navarro (UPN), tumbaron las 11 enmiendas de devolución por 179 votos a favor, 148 en contra y una sola abstención, la de Foro Asturias. 

'Estos Presupuestos tienen más efectos especiales que las películas del señor Spielberg', le dijo Pedro Quevedo, el representante de Coalición Canaria-Nueva Canarias (CC-NC). Sarcasmo a manos llenas. 'Estos Presupuestos no tendrán nada que ver con la realidad', sentenció Rafa Larreina, de Amaiur. 'Son unas previsiones económicas irreales, pero que permiten al Gobierno pasar las convocatorias electorales', reprochó Olaia Fernández Dávila, portavoz del BNG. 'Nadie' se cree los números del Ejecutivo, terció Uxue Barkos, de Geroa Bai, ni las instituciones internacionales, ni los analistas privados, 'ni los empresarios, ni los trabajadores, ni los ciudadanos'. Hasta Enrique Álvarez Sostres, el diputado de Foro, que no había presentado enmienda de totalidad, recayó en el mismo argumento: 'Su cuadro macroeconómico es sencillamente una utopía como objetivo. Una fantasía surrealista'.

ERC plantea un fondo de contigencia para cubrir la transición hacia la secesión catalana

Pero hoy también se volvió a escuchar una crítica recurrente: la certeza de la oposición de que las cuentas del próximo año sólo sirven a los intereses de los especuladores y los banqueros, y no de los ciudadanos, y que son 'injustos'. Muy lejos de la definición que Cristóbal Montoro endosó ayer a su proyecto de ley y que repitió durante las dos sesiones del debate: que son los PGE 'más sociales' de toda la historia de la democracia. 'Dígale eso a los que están dando vueltas por los contenedores', ironizó Bosch. Es un 'insulto' a los españoles, arremetió Joan Baldoví, parlamentario de Compromís-Equo. 'Salvan a los verdugos y sacrifican a las víctimas', apuntaló Fernández Dávila. La razón de esa prelación de la 'deuda usurera', como dijo Barkos, figura en las páginas de los PGE: descontadas las pensiones (121.556,51 millones de euros), la siguiente partida más abultada son los intereses de la deuda, 38.589,55 millones. 'Resulta insultante comprobar cómo, un año más, los intereses de las finanzas y los bancos son puestos por delante de los de las personas', denunció Larreina, en un coro que completaron otros diputados del Mixto.

Montoro: 'Mientras otros hacen debates políticos, el Gobierno paga las facturas'

En el pleno se pidió de nuevo que el Ejecutivo aclarase si actualizará o no las pensiones –otro intento estéril– y se oyeron protestas por la baja inversión territorializada del Gobierno en varias comunidades autónomas. '¡150 euros menos por valenciano!', gritó Baldoví, blandiendo en la tribuna tres billetes de 50 euros. Bosch coló durante su discurso una petición escrita en la enmienda de totalidad de ERC: la creación de un fondo de contingencias de unos 16.000 millones de euros para cubrir el proceso hacia la independencia de Catalunya, para salvar 'la notable disminución de ingresos por la desaparición de los impuestos y de las cotizaciones catalanas'. 

Montoro se limitó a parafrasearse a sí mismo, a subrayar que lo que menos conviene a España son tensiones territoriales cuando el objetivo único de todos debe ser la lucha contra la recesión. La 'inestabilidad política', rubricó, es 'perversa' y un obstáculo para salir de la crisis', cuando de ella sólo se puede escapar 'desde la unión, la coincidencia, el diálogo político y desde más Europa'. 'Mientras otros hacen planteamientos y debates políticos, el Gobierno de España paga las facturas', atacó. Larreina opuso que en Bélgica y en el Reino Unido, que ha accedido a que Escocia pueda celebrar un referéndum de independencia en 2014, el debate soberanista no causa zozobra económica. Al ministro de Hacienda casi le molestó que hubiera críticas –y muy convergentes– desde la oposición, porque sólo valen para 'sembrar el desconcierto y son insolidarias'. 

El Mixto insiste en que los PGE no son creíbles y buscan salvar a la banca

El Gabinete de Rajoy encontró consuelo y respaldo en las palabras del portavoz económico del Grupo Popular, Antonio Gallego, y del único diputado de UPN, Carlos Salvador, que se adhirió a la apelación a la unidad porque además no es 'posible' pensar en otros PGE, ya que las opciones 'reales de cambiar la situación económica-financiera son muy pequeñas'. 

Para las cuentas del Estado hoy arranca su tramitación parlamentaria. Primero, pasarán por ponencia y comisión, donde se verá si el Gobierno tiene la cintura que promete a la hora de aceptar las enmiendas de la oposición. Los PGE de 2012 indican lo contrario, ya que se vetaron prácticamente todos los requerimientos de los grupos. El pleno de la Cámara baja discutirá las propuestas en la semana del 12 al 15 de noviembre. De allí el texto pasará al Senado y si en la Cámara alta se aprobaran cambios, regresaría al Congreso a finales de diciembre.