Público
Público

Estrasburgo confía en una inminente resolución del caso Haidar

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El Parlamento Europeo suspendió el jueves la votación de una resolución sobre el caso de la activista saharaui Aminetu Haidar, que ha ingresado en un hospital tras 32 días en huelga de hambre, al indicar que su situación puede resolverse hoy mismo.

"En el curso del día de hoy se vislumbrará una solución para la situación de Aminetu Haidar, por lo que propongo que se suprima este punto del orden del día para que no interfiera en las negociaciones diplomáticas", dijo el líder del grupo socialdemócrata, el alemán Martin Schulz, en un comunicado del Parlamento Europeo.

"Ayudaremos más a la señora Haidar callados que votando una resolución", agregó.

El pleno de la Eurocámara aprobó esta propuesta del eurodiputado alemán por 249 votos a favor, 163 en contra y 135 abstenciones.

Otros eurodiputados españoles, como la peneuvista Izaskun Bilbao o Willy Meyer, de Izquierda Unida, manifestaron su oposición. El 'popular' José Ignacio Salafranca pidió a Schulz que si tiene información sobre el caso, que la mostrara.

"He hablado el domingo con el ministro de Exteriores marroquí y tengo la impresión de que hoy se terminará la huelga hambre (..) Por eso necesitamos discreción", respondió el alemán.

aunque no ha abandonado su huelga de hambre - después de sufrir fuertes dolores de estómago y abdominales, así como vómitos continuos, según informó su abogada, Inés Miranda.

"El tratamiento que está recibiendo es única y exclusivamente para paliarle y calmarle los dolores que tiene y Aminetu continúa con la huelga de hambre. No está habiendo nutrición y ha sido instalada en la UVI del hospital por el estado que mantiene", dijo la abogada en declaraciones a periodistas desde el aeropuerto de Lanzarote.

"Ella nos manifestó tanto al doctor como a sus abogadas (...) que sí estaba dispuesta a que le trataran esos dolores", agregó.

Imágenes de televisión mostraron cómo Haidar era trasladada por los servicios de urgencias en una ambulancia.

Haidar fue detenida el 13 de noviembre por las autoridades marroquíes al volver a El Aaiún en un vuelo que hizo escala en las islas Canarias y que procedía de Estados Unidos, donde la activista había recibido un premio por su defensa de los derechos humanos en el Sáhara Occidental, administrado por Marruecos.

La mujer, que señaló que las autoridades marroquíes le quitaron el pasaporte, fue devuelta a Lanzarote, donde comenzó una huelga de hambre con el objetivo de volver a su casa. Marruecos sostiene que ella rechazó la nacionalidad marroquí.

NEGOCIACIONES EN WASHINGTON

El caso, además de devolver a la actualidad el asunto no resuelto sobre la situación del Sáhara Occidental, ha colocado a España en una situación incómoda. El Gobierno, muy criticado por las organizaciones de solidaridad con la antigua colonia española, trata de mantener intactas las buenas relaciones con Marruecos, un país decisivo para España en asuntos como la seguridad y la inmigración.

El miércoles, el caso Haidar centró gran parte de la sesión de control al Gobierno en el Congreso de los Diputados, durante la cual el jefe del Ejecutivo, José Luis Rodríguez Zapatero, se mostró confiado en una pronta solución del problema

Zapatero aseguró que el Gobierno está haciendo todas las gestiones diplomáticas posibles para resolver la situación, aunque pidió prudencia y discreción y no especificó cuáles eran las vías.

El diario El País informó el jueves de que el monarca alauí Mohamed VI ha enviado una delegación marroquí de alto nivel a Washington para negociar con la Administración demócrata una solución al caso Haidar.

Según El País, que citó fuentes diplomáticas conocedoras de las conversaciones, los negociadores son dos de los hombres de máxima confianza del monarca: Fuad Alí el Himma, amigo y ex director de gabinete, y Yasin Mansuri, jefe de su servicio secreto exterior.