Público
Público

La Estrategia Española de Seguridad cree que ni ETA ni yihadistas desestabilizarán España

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La Estrategia Española de Seguridad, que aprobará hoy el Gobierno, considera que ni ETA ni el terrorismo yihadista tienen capacidad para desestabilizar el Estado de Derecho o la democracia española.

Así figura en la primera estrategia de seguridad en la historia de España que identifica las actuales amenazas y riesgos, y plantea una política de seguridad para los próximos cinco años, basada en un enfoque integral.

El documento, redactado por el exresponsable de la política exterior y de seguridad europea, Javier Solana, propone la creación del Consejo Español de Seguridad como máximo órgano que tendrá entre sus prioridades derrotar a todo tipo de terrorismo, aunque considera que "ni ETA ni el terrorismo yihadista tienen capacidad para desestabilizar nuestro Estado de Derecho o nuestra democracia".

En un encuentro con periodistas, Solana ha destacado que la amenaza más importante actualmente es el terrorismo internacional procedente de "actores no estatales", con capacidad para actuar de forma global como Al Qaeda o los piratas de Somalia.

Tras defender la necesidad de un documento así para dar respuesta a un mundo en transformación y la aparición de nuevos retos y amenazas, Solana ha afirmado que la Estrategia sitúa a España entre los pocos países -EEUU, Reino Unido, Francia y Holanda- que la tienen.

No se trata de una estrategia de política exterior, ni de Defensa, y tampoco da respuesta a todos los problemas, sino que supone un punto de partida y un paso importante para garantizar la seguridad de los ciudadanos, según ha afirmado Solana, autor de la primera estrategia de seguridad de la UE, durante su mandato.

La Estrategia, que fue presentada ante el Consejo Nacional de Defensa, reunido el pasado 30 de mayo en el Palacio de la Zarzuela bajo la presidencia del rey, identifica nueve amenazas contra la seguridad: conflictos armados, terrorismo, crimen organizado, inseguridad económica y financiera, vulnerabilidad energética, proliferación de armas de destrucción masiva, ciberamenazas, flujos migratorios, y emergencias y catástrofes.

Plantea que el Consejo Español de Seguridad se reúna una vez al año, bajo la presidencia del rey, y su núcleo principal esté formado por responsables de diversos ministerios y una unidad de apoyo en Presidencia del Gobierno.

Propone promover la cooperación con las comunidades autónomas y pide actualizar los instrumentos normativos necesarios, especialmente en lo referente a la gestión de las situaciones de crisis, la protección civil, los secretos oficiales y el planeamiento frente a emergencias y catástrofes.

Ante los conflictos armados en el exterior, propone un enfoque integral con elementos diplomáticos, militares y policiales, así como la creación de una Unidad de Respuesta Integrada Exterior.

Frente a la inseguridad económica y financiera planea crear un Sistema de Inteligencia Económica.

Solana ha destacado que para redactar la Estrategia ha dialogado con todos los actores sociales, entre ellos presidentes de entidades bancarias, empresas eléctricas y del sector energético, además de partidos políticos, incluido el líder del PP, Mariano Rajoy.

Ha confiado en que en su trámite parlamentario se alcance un consenso, ya que "no se trata de un documento político ni que se ponga en cuestión la Defensa Nacional".

Solana ha reconocido que la Estrategia no implicará gastos para el Estado y ha confiado en que los recortes en los presupuestos generales para el próximo año sean "los menos posibles" para temas de Estado como es la seguridad nacional.