Público
Público

Se estrechan los vínculos entre política y empresas

El posible fichaje de Solana por Acciona, último exponente del salto del sector público al privado

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El salto de la política a las empresas, que intentan aprovechar las relaciones de los cargos públicos, es una arraigada tradición que puede tener en breve un nuevo exponente: Javier Solana, actual jefe de la diplomacia europea, se perfila como asesor del presidente del grupo Acciona, José Manuel Entrecanales, para asuntos internacionales.

El posible fichaje del ex ministro socialista, que ayer adelantó El Mundo y que la compañía no comentó, permitiría a la constructora reforzarse en mercados como Estados Unidos, China e India, con grandes oportunidades en áreas como las energías renovables y la obra pública.

Si Solana y su inigualable agenda de contactos llegan a Acciona, la cuota de ex políticos del grupo crecerá un poco más: su director de comunicación es Pío Cabanillas, ex portavoz del Gobierno de Aznar, y la futura presidenta de su área de Energía será Carmen Becerril, que fue directora de Política Energética con el PP. Becerril sustituirá en enero a Esteban Morrás, que se fogueó en la Administración local y que llegó a Acciona a través del grupo eólico EHN, de carácter semipúblico en sus inicios.

Solana anunciará su próximo destino profesional 'cuando toque'

Desde Washington, donde Solana está de visita oficial, su portavoz, Cristina Gallach, evitó confirmar ayer el nuevo destino del que ha sido Alto Representante para la Política Exterior de la UE en la última década.

Solana, 'totalmente ocupado con sus responsabilidades actuales', anunciará 'cuando toque' su ocupación futura y seguirá en su cargo 'hasta el último día', informa Daniel Basteiro.

Ese día será, con toda probabilidad, el 1 de diciembre, fecha en la que entrará en vigor el Tratado de Lisboa y, además, se procederá a renovar todos los cargos de la Comisión Europea, incluyendo el de Solana, que se incorporaría a Acciona en enero.

Mr. Pesc podría ser el siguiente (y no será el último) en cambiar el cargo político por un sillón en un consejo de administración. Abundan los casos: el año pasado, Telefónica optó por el equilibrio entre los dos grandes partidos al fichar al ex ministro de Trabajo Eduardo Zaplana y al ex presidente del grupo público Mercasa Javier de Paz, gran amigo del presidente Zapatero.

Son movimientos en los que la labor de lobby (engrasar relaciones, estrechar contactos) es fundamental y que ya protagonizaron el ex presidente del Gobierno José María Aznar (consejero de News Corp, la empresa del magnate Rupert Murdoch) o, fuera de España, el ex primer ministro alemán Gerhard Schröder, con su polémico fichaje por el coloso energético ruso Gazprom. Otros ex mandatarios han puesto su experiencia al servicio de determinadas causas empresariales sin ocupar ningún cargo concreto.

Es el caso del ex presidente del Gobierno Felipe González o de uno de sus ex ministros de Economía, Carlos Solchaga, que en ocasiones han velado por los intereses de empresas españolas en Latinoamérica.

Si su paso al grupo se confirma, imitará a Aznar, Schröder o Albright

En el exterior, los últimos casos de ex políticos de renombre que han saltado a la empresa son los de la ex secretaria de Estado de EEUU Madeleine Albright y del ex ministro alemán de Asuntos Exteriores Joschka Fischer, antiguo compañero en el Gobierno de Schröder.

Han sido contratados por la multinacional alemana Siemens, que intenta lavar su imagen tras un rosario de escándalos de corrupción.

Con un perfil más bajo, es reciente el caso del ex ministro de Administraciones Públicas Jordi Sevilla. En septiembre pasado, dejó su acta de diputado socialista para incorporarse como 'asesor de alto nivel' a PriceWaterhouseCoopers (PwC). La consultora también tiene en plantilla al ex secretario de Estado de Economía con el PP Luis de Guindos y al ex presidente balear y ex ministro popular Jaume Matas, actualmente imputado por presunta corrupción.

Varios ex altos cargos del anterior Gobierno se han pasado a la empresa

La nómina de miembros del anterior Gobierno que han dado el salto a la empresa privada en el último año y medio se completa con el ex secretario de Estado de Cambio Climático Arturo Gonzalo Aizpiri, actual director de Relaciones Institucionales y Responsabilidad Corporativa de Repsol, y Pedro Mejía, ex secretario de Estado de Comercio, que en marzo fichó por Vueling (presidida por el ex ministro Josep Piqué).

El ex presidente del Congreso Manuel Marín preside desde julio de 2008 la fundación de Iberdrola. La eléctrica también cuenta entre sus directivos con un ex presidente del Instituto de Crédito Oficial (ICO), Fernando Bécker, ex consejero de Economía castellano-leonés. Fuera de España, la filial lusa de Iberdrola está dirigida desde 2004 por el portugués Joaquim Pina Moura, que fue ministro de Economía y de Finanzas con el socialista António Guterres.