Público
Público

Estrella Archs presenta su visión de rosas circulares para el verano de 2011

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La modista española Estrella Archs mostró hoy una visión de rosas y espirales para la primavera-verano 2011, a la que dieron vida la actriz Marisa Paredes entre el público y las bailarinas del Royal Ballet de Londres sobre la pasarela.

Marisa Paredes, que viajó a París para apoyar a la modista durante una breve pausa en el rodaje de "La piel que habito", de Pedro Almodóvar, causó sensación vestida ya a la moda Estrella Archs 2011, con una espectacular túnica de color rosa-coral.

"Un traje lo sientes o no lo sientes, y dentro de la ropa de Estrella me siento como si fuera parte de mí", explicó a Efe la actriz, quien glosó igualmente el corte, la caída de las telas y el movimiento de las creaciones de Archs.

No en balde "expresar el movimiento y la libertad de la mujer", en modelos donde círculos y efectos espirales se apoyaban a veces en tan sólo una costura, era el objetivo de Estrella Archs en esta colección, según comentó a Efe.

Para ello utilizó tejidos de máxima ligereza, como la crepe de seda; fluidos como el ante, la piel y el punto; o muy estructurados, construidos con gazar de seda de tres cabos, a veces estampado con motivos negros.

La ex colaboradora principal de grandes firmas internacionales, que hoy presentaba en París su quinta colección personal, pensó el verano 2011 en un único color, el rosa, con infinitas variaciones.

Del rosa muy claro al más oscuro; al anaranjado o el casi blanco, ilustrado a veces con círculos concéntricos y motivos negros, en un intento de captar "el instinto primitivo y a la vez sofisticado de la mujer", subrayó.

Dio así forma a túnicas drapeadas asimétricas, vestidos espirales, falda combinadas con tops rectos sin mangas o pequeñas capas circulares y trajes pantalón con el delantero de volantes ondulados.

Sus maniquíes fueron las bailarinas del Royal Ballet, compañía con la que la modista comenzó a colaborar este verano, en la coreografía "Aimanter", junto a su director, Ludovic Ondiviela.

Muy próximos al universo del ballet, los zapatos portaban su breve talón adelantado a la altura del empeine, para andar de puntillas, como apoyados en el aire.

El tema de la colección eran los ángeles "representados por espirales, esencia del movimiento circular", y por el giro, que es una espiral ascendente, interpretado por las bailarinas; es algo "esotérico", como su título, "Ça turne Saturne" (Gira Saturno), y también un poco surrealista, "pero Estrella Archs es así", concedió la propia diseñadora.

Hoy fue también el día elegido por la modista británica Phoebe Philo para dar a Céline, firma que dirige desde hace dos años, una absoluta y sofisticada fluidez, en la que el pantalón, ancho y muy largo, y el mono completo fueron prendas esenciales del futuro verano, al igual que el cuello convertido en largo echarpe posterior.

El uso de la seda, la cintura casi siempre marcada y la abundancia de blusas, así como la utilización de colores generalmente muy claros, blancos rotos, falsos beiges y rosas color carne, fueron otros elementos característicos de esta colección.

La ex directora de Chloé, firma donde comenzó a trabajar como colaboradora de su amiga Stella McCartney a finales del siglo pasado, utilizó además los tradicionales pañuelos Céline para estampar parcialmente algunos de sus modelos.

Por su parte, el belga Tim Van Steenbergen impregnó sus creaciones del universo botánico de Robert Mapplethorpe (1946-1989), fotógrafo estadounidense de polémicos desnudos y espectaculares flores.

En ellas se inspiró este colaborador habitual de célebres coreógrafos y directores de ópera en su intento de devolverles la vida, principalmente en vestidos, shorts, faldas, blusas, chaquetas y chaquetas-túnicas.

Eran prendas de abundantes drapeados asimétricos, recogidos como pétalos y hojas; llevados también por una clara influencia japonesa, como parte del público que acudió a aplaudir su desfile, dominado en el terreno del color por el verde y el tabaco, con presencia notable de grises y beiges y abundante negro.

Combinaciones de algodón y cuero repujado, jacquard, jersey, lana fría, lino, crepe, muselina, seda, piel muy fina y aspectos de cuero fueron sus materias primas, portadas sobre confortable mocasín de tacón no muy alto o zapato plano de estilo masculino, verde de preferencia.