Público
Público

Se estrella un avión en los Urales y mueren las 88 personas que viajaban en él

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Moscú 14 sep (EFE).- Un avión de la aerolínea rusa Aeroflot se estrelló hoy en una zona montañosa de los Urales y resultaron muertas las 88 personas que viajaban a bordo, incluidos los cinco miembros de la tripulación, informó la emisora de radio local Ekho Moskvy.

"Al chocar contra el suelo el avión estalló y se incendió. Esas circunstancias no dejan ninguna esperanza de que haya sobrevivientes", dijo a esa emisora un portavoz del Ministerio de Rusia para Situaciones de Emergencia.

Agregó que los restos del aparato, un Boeing-737, quedaron diseminados en un radio de cuatro kilómetros, muy cerca de unas casas, en las afueras de Perm, ciudad situada a 1.700 kilómetros al este de Moscú y que era su punto de destino.

"Por lo visto, los pilotos trataron de evitar que el avión cayera sobre una zona poblada", dijo un portavoz de la Departamento de Emergencia local al diario digital Gazeta.ru.

Según una fuente citada por la agencia oficial RIA-Nóvosti, la causa del accidente pudo haber sido un incendio en una de las dos turbinas del avión.

Vladímir Markin, portavoz de la Fiscalía de Rusia declaró que en el avión siniestrado, que cubría la ruta regular Moscú-Perm, se hallaban 88 personas: 83 pasajeros, de ellos siete niños, y cinco tripulantes.

Anteriormente se había informado de que a bordo del avión de Aeroflot había un total de 87 personas.

El Boeing-737 ya había iniciado la maniobra de aterrizaje cuando se estrelló en las afueras de Perm.

El contacto con el aparato se perdió cuando sobrevolaba a una altura de 1.800 metros, según declaró a la agencia Itar-Tass Irina Andianova, portavoz del ministerio de Situaciones de Emergencias.

Fuentes oficiales precisaron que los restos de aparato se encuentran en una zona pantanosa al suroeste de esa ciudad, en la que viven cerca de un millón de personas.

Se desconocen las causas del accidente, así como las condiciones atmosféricas que reinaban en el lugar cuando el aparato llegaba a su destino.

Fuentes oficiales rusas tampoco cuentan con información sobre la posibilidad de que el Boeing-737 hubiera sido blanco de un ataque terrorista.