Público
Público

Estrellas que se rompen en la nieve

La Copa del Mundo se cobra decenas de lesiones en dos meses

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Para la esquiadora francesa Marie Marchand la estación alpina de Val dIsere ya siempre tendrá un significado especial. El pasado febrero se proclamó allí subcampeona del mundo de Supergigante y estableció el mejor resultado de su carrera deportiva a los 24 años. El pasado domingo, en la misma montaña, sufrió una gravísima caída cuando descendía a unos 80 kilómetros a la hora. Marchand hubo de ser atendida en hospital de Bourg Saint Maurice de un fuerte traumatismo craneal.

Ya lo había avisado la siete veces campeona del mundo, la sueca Ania Paerson, cuando durante esos mismos campeonatos lanzó un órdago a los organizadores denunciando ante el ex campeón noruego y director de competiciones femeninas, Attle Skaardal, que con esas condiciones de pista no se garantizaba la seguridad de las corredoras en las pruebas de velocidad.

La amenaza de plante de las esquiadoras flotó en el ambiente y el caso no pasó a mayores, pero el arranque de esta temporada en el circuito blanco de la Copa del Mundo sí que está dejando patente que algo falla en el sistema de la más alta competición del esquí alpino. La lista de lesionados es amplia e incluye a los mejores del mundo, hombres o mujeres, de los que muchos se perderán los Juegos de Vancouver.

La suiza Lara Gut, doble subcampeona mundial, fue la primera en caer. Entrenada por Mauro Pini, ex técnico de María José Rienda, esta debía ser su temporada, pero una luxación en la cadera derecha mientras practicaba el gigante en Saas Fee (Suiza) derribó de cuajo todas sus aspiraciones. La segunda y no menos importante, Nicole Hosp, campeona del mundo de gigante en Are 2007 y recién curada de una lesión producida la temporada pasada, se rompía el ligamento cruzado anterior derecho lo que le supone perderse todo el curso.

No queda ahí la cosa. La norteamericana Ressi Stigler, hija del campeón olímpico en Innsbruck 64 Pepi Stigler, tuvo que ser intervenida de fracturas en la tibia y el fémur de la pierna izquierda también a causa de otra caída.

La última y quizá más impactante es la de la especialista de gigante, medalla de bronce mundialista en Are 2007, Denise Karbon, por un problema en su menisco derecho surgido en la prueba disputada en Aspen en noviembre.

Las bajas masculinas no son menos importantes. Las ausencias más significativas son la del especialista de eslalon francés y campeón del mundo de la especialidad Jean Baptiste Grange, con rotura de un ligamento de la rodilla en la prueba disputada en Beaver Creek y la del canadiense Jon Kucera, actual campeón del mundo de descenso que se rompió una pierna el pasado mes de noviembre en Lake Louise (Canadá) en el primer supergigante de la temporada. No es la única en el equipo anfitrión de los próximos juegos porque también ha perdido por un desgarro en el ligamento de la rodilla izquierda a Francois Bourque.

La Federación Internacional de Esquí (FIS) reconoció el pasado día 11, a través de un comunicado oficial, la gravedad de la situación y anunció que la Comisión Permanente de Seguridad ya se había puesto en marcha para tratar de estudiar el por qué de este exagerado incremento de los accidentes en la Copa del Mundo en las tres últimas temporadas.