Público
Público

Se estrena en Londres un ballet inspirado en Dostoyevski y con música de Prokofiev

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Un nuevo ballet inspirado en la novela "El Idiota", de Fiodor Dostoyeski, y que utiliza música no aprovechada antes del compositor ruso Prokofiev se estrena esta noche en el londinense Covent Garden.

Se titula "Rushes, Fragments of a Lost Story", y es el primer ballet coreografiado por el danés Kim Brandstrup, para el Royal Ballet.

La música es una partitura incompleta que Prokofiev escribió en 1936 -el año de su ballet "Romeo y Julieta"- para una versión cinematográfica de la narración "La Reina de Espadas", de Pushkin, que no llegó a realizar Serguéi Eisenstein.

El encargado de convertir veinticuatro fragmentos musicales de Prokofiev, descubiertos en el archivo Prokofiev del Goldsmiths College londinense, en un ballet de treinta minutos de duración fue el compositor británico Michael Berkeley.

El gran bailarín cubano Carlos Acosta interpreta el papel principal masculino y tendrá a su lado a la española Laura Morena y a la rumana Alina Cojocaru.

Pero hay un reparto alternativo, aunque de igual rango, integrado por el británico Tom Whitehead, quien bailará junto a la "prima ballerina" española del Royal Ballet, Tamara Rojo, y la australiana Leanne Benjamin.

Brandstrup, de 50 años, tiene tras de sí una larga carrera profesional y una compañía propia, Arc, para la que ha creado varias coreografías inspiradas por "Hamlet", "Otelo", "Orfeo" y también "El Idiota", de Dostoyeviski.

En declaraciones que publica hoy el diario "The Daily Telegraph", Brandstrup afirma que supo desde el principio que quería que Acosta bailase su nuevo ballet para Covent Garden.

"Tiene una densidad masculina que no abunda y que es maravillosa ver en el escenario", explica el coreógrafo danés.

Acosta, de 35 años, ve que se acerca poco a poco el fin de su carrera activa: "Tal vez dedique tres más años al ballet clásico, y otros dos a proyectos específicos, y luego me retiraré. Estoy ya desacelerando", declaró al periódico.

El "Espartaco", que bailó con el Bolshói el año pasado, es, según confiesa, el papel de su vida y el que le gustaría interpretar en su despedida del Royal Ballet.

El bailarín cubano se muestra entusiasmado con su papel en "Rushes": "Creo que es un gran ballet, que refleja la sensibilidad de Kim (Brandstrup), su forma de interpretar la música".