Público
Público

El estrés acelera el deterioro mental en algunos ancianos

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El estrés crónico puedeacelerar la pérdida de memoria en las personas mayores que yapadecen algún problema en la función cognitiva, reveló un nuevoestudio publicado en American Journal of Psychiatry.

Pero estar estresado no parece afectar la memoria de losancianos sin este tipo de discapacidad, reveló el equipo deGuerry M. Peavy, de la University of California en San Diego.

La investigación sugiere una "fuerte relación" entre elaumento del estrés y la pérdida de memoria, indicaron losautores, pero pocos estudios han observado al estrés y lamemoria en el tiempo.

El estrés crónico afectaría la memoria al emitirse enexceso cortisol, conocida como la "hormona del estrés", lo queprovocaría daño al cerebro.

Para investigar el tema, los expertos siguieron a 52personas de 65 a 97 años durante tres años. En total, 25sujetos no tenían pérdida de la función mental al comienzo delestudio, mientras que los restantes 27 presentaban síntomas dedeterioro cognitivo leve.

Para medir el estrés, los investigadores consultaron a losparticipantes si habían experimentado episodios estresantes enel año o los seis meses previos, como ser hospitalizados osufrir la muerte de un ser querido.

Se consideró que una persona tenía "estrés elevado" siinformaba al menos uno de estos episodios en el período dado.

"Entre los individuos que ya tenían algún tipo de problema(cognitivo), aquellos con niveles elevados de estrés mostraronun deterioro más rápido en la función mental, especialmentealgún grado de demencia y mala función de la memoria", indicóel equipo.

"Pero el estrés no influyó con el tiempo sobre la funciónmental de las personas que habían iniciado el estudio sindeterioro mental", agregaron los autores.

Las personas ya lesionadas mentalmente que presentabanaltos niveles de cortisol registraron una tasa más lenta dedeterioro mental que aquellos con la menor cantidad de hormonadel estrés, lo que fue "un hallazgo inesperado", expresaron losinvestigadores.

Es posible, según los expertos, que esta hormonapotencialmente neurotóxica en verdad tenga efectos protectoresen las personas que ya presentan algún tipo de pérdida de lafunción cognitiva.

FUENTE: American Journal of Psychiatry, diciembre del 2009