Publicado: 20.11.2013 07:00 |Actualizado: 20.11.2013 07:00

Los estudiantes mantienen el pulso a Wert con otra huelga general

Universitarios y alumnos de Secundaria y Bachillerato quieren demostrarle al ministro que "está solo" el día en que la reforma educativa será aprobada en el Senado

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Contra el "tasazo" universitario, el "decretazo" de becas y la reforma educativa. Esos son los motivos por los que el Sindicato de Estudiantes ha vuelto a convocar, en menos de un mes, una cuarta jornada de huelga general. Y lo hace este miércoles, 20 de noviembre, justo el día en que la Ley Orgánica para la Mejora de la Calidad Educativa (Lomce) saldrá con luz verde (salvo sorpresas) del Senado de vuelta al Congreso para su aprobación definitiva.

Aun así, la intención del Sindicato de Estudiantes es "volver a demostrarle al Gobierno que en la calle está en minoría absoluta", recuerda su secretaria general, Ana García. Así lo hicieron los alumnos, unidos a padres y profesores, durante la huelga del pasado 24 de octubre, cuyo seguimiento fue masivo, según los convocantes. Y así se lo recuerdan ahora al ministro de Educación, José Ignacio Wert: "Wert, en minoría absoluta. ¡Vete ya!", reza el cartel de la convocatoria. 

Al paro están llamados los alumnos de Secundaria, Bachillerato, FP y Universidad de todo el país. Y, unido a las aulas que se espera que estén vacías, hay convocadas —como viene siendo habitual— manifestaciones de protesta en toda España. En Madrid, los huelguistas acudirán a las 12.00 horas a las puertas del Ministerio de Educación para pedir la dimisión del ministro y la retirada de la Lomce. Ya por la tarde, a las 18.00 horas, sindicatos de docentes y asociaciones de padres y madres se unirán a los estudiantes para recorrer el centro de Madrid entre Neptuno y Sevilla.

Pero, antes de todo eso, la "fiesta" estará en el Senado. Fuera, padres, alumnos y profesores intentarán que se oigan sus reclamaciones desde el interior de la Cámara Alta, donde los senadores debatirán, previsiblemente por última vez, la ya denominada ley Wert. 

Por si todo sale como espera Wert y el Gobierno en general, la Plataforma Estatal por la Escuela Pública, que agrupa a todas las organizaciones de la marea verde, ya tiene preparada una respuesta: el próximo 30 de noviembre, a la calle de nuevo, y hacer pasar al ministro un auténtico "calvario judicial".

EUROPA PRESS

La Lomce llegó a mediados de octubre a la Cámara Alta, donde ha sido objeto de debate el pasado 29 de octubre de la Conferencia General de Comunidades Autónomas, a la acudieron todos los consejeros de Educación para discutir con el ministro del ramo si el texto vulnera o no competencias. En este debate, Wert se mostró favorable a ampliar el calendario de aplicación de la Lomce, pues en el texto del Gobierno contemplaba un plazo de dos años. Finalmente, a través de una enmienda del Grupo Popular del Senado, el periodo de aplicación de la normativa será de tres años de 2014 a 2017.

En total, se han presentado ocho vetos para que el proyecto fuera devuelto al Gobierno y 896 enmiendas parciales, 25 de ellas de los conservadores, que, al contar con mayoría absoluta, han sido introducidas en el dictamen del proyecto. Además, el PP ha aceptado otras seis propuestas de la oposición: dos de UPN, una de IU, una del PNV y dos de Entesa. Uno de los asuntos que han generado más revuelo en la Comisión de Educación y Deporte de esta cámara, que se ha celebrado en dos jornadas —12 y 13 de noviembre— ha sido la aceptación y posterior rechazo de cinco enmiendas del PSOE y cinco de Entesa por parte de los conservadores, que alegaron que la redacción de estas propuestas era "tramposa". Los socialistas tacharon este episodio de "inaudito" y acusaron al PP de no habérselas leído.

El texto llegará al Pleno del Senado con dos incorporaciones para reforzar los conciertos a los centros de educación diferenciada —ambas de UPN—, pero sin resolver el tema de la troncalidad de las Matemáticas en el nuevo Bachillerato de Humanidades y Ciencias Sociales, unificado tras una enmienda del PP en el Congreso.

Además, todavía esta pendiente la negociación para incluir las Matemáticas como asignatura troncal en el Bachillerato de Humanidades y Ciencias Sociales, una reivindicación de las sociedades de matemáticas, después de que la asignatura quedara como optativa en este Bachillerato. Los conservadores habían ofrecido solventar este asunto con dos transaccionales a sendas enmiendas del PNV, que los nacionalistas no han aceptado, por los que los grupos seguirán negociando las diferentes posibilidades.