Publicado: 26.03.2014 07:00 |Actualizado: 26.03.2014 07:00

Los estudiantes vuelven solos a la huelga general para pedir la derogación de la 'ley Wert'

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Es la primera de 2014, pero sólo una de las muchas que se han convocado desde que el titular de Educación, José Ignacio Wert, comenzó a pergeñar el texto de su reforma educativa. Con la huelga general estudiantil de hoy, los alumnos de Secundaria, Bachillerato, FP y Universidades volverán a mostrar su rechazo a la Ley Orgánica para la Mejora de la Calidad Educativa (Lomce), que no gustó a padres y profesores pero mucho menos a ellos, los principales afectados de la ya rebautizada como ley Wert.

Más de tres millones de alumnos han sido convocados por el Sindicato de Estudiantes (SE) a secundar un paro de 48 horas [aunque algunas facultades comenzaron ayer] para pedir la derogación de la citada normativa y el fin de los recortes en el sector. "Estamos hartos de las tasas que nos expulsan de la facultad a los hijos de los obreros, de la masificación de las aulas, de la degradación de la Educación", enumera la secretaria general del SE, Ana García, que recuerda también "el cierre de centros que se está produciendo en algunas comunidades, como Madrid". 

Aunque en esta ocasión padres y profesores no se han unido a la convocatoria de huelga, el Sindicato sí cuenta con el "apoyo" de los sindicatos del sector (UGT,CCOO y STE-S, al menos) y de la Plataforma Estatal por la Defensa de la Escuela Pública, que se unirá a las protestas en algunas de las manifestaciones convocadas para el jueves. En Madrid, donde se prevé un mayor éxito de convocatoria, habrá dos marchas: a las 12 del mediodía, desde Atocha a Sol; y a las 18.00 horas, de Neptuno a Sevilla. A esta última el resto de la comunidad educativa se unirá a los estudiantes.

El objetivo es, en palabras de García, "doblegar al PP" para que retire la Lomce. Pero no sólo. También, aclara la secretaria general del Sindicato convocante, protestar contra la "situación inaguantable" que viven los jóvenes. "Estamos en el límite, hay casi un 60% de paro juvenil y quienes tienen la suerte de tener trabajo, es un trabajo precario", denuncia.

Por todo ello, y siguiendo los "ejemplos" de otras batallas ganadas como las de "los barrenderos de Madrid, la marea blanca o los vecinos del [barrio burgalés] Gamonal", los estudiantes seguirán intentando ganar su guerra contra el ministro de Educación. "Sólo tenemos una opción, que es luchar", concluye García.