Público
Público

Estudiantes y famosos leen la Carta Magna en el Congreso en su aniversario

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Estudiantes de secundaria, deportistas de renombre, actores famosos y presentadores de televisión han leído hoy los 167 artículos de la Constitución en un acto conmemorativo del XXXI aniversario de la Carta Magna, impregnado de anécdotas y marcado por la muerte de uno de sus "padres", Jordi Solé Tura.

Poco después de las once de la mañana, el presidente del Congreso, José Bono, daba la palabra al primero de los 300 alumnos de institutos de diversa procedencia que han participado en la sesión, la cual se ha prolongado hasta cerca de las dos de la tarde, con el colofón de la presencia en el hemiciclo de celebridades que han provocado el entusiasmo entre los muchachos.

La sesión ha transcurrido con normalidad, con la lectura consecutiva de los artículos de la norma fundamental, hasta que un estudiante de un instituto de Madrid, Javier Borderías, al que le tocaba leer al correspondiente al derecho de huelga, ha aprovechado para lanzar una proclama contra los sindicatos.

"Me da pena y vergüenza que los sindicatos no ejerzan este derecho en los tiempos que corren", ha dicho provocando la intervención de la vicepresidenta primera de la Cámara, Teresa Cunillera, que en ese momento ocupaba la Presidencia.

"Nunca pensé que tendría que quitar la palabra en este acto", le ha dicho Cunillera, mientras el joven continuaba con su crítica en estos términos: "... y que se dediquen a bailar el agua al señor presidente del Gobierno", arrancando algún aplauso.

La vicepresidenta le ha pedido que abandonara la tribuna y la lectura ha proseguido hasta que otro estudiante, Sergio García, ha recordado "a todos aquellos españoles que, como mi abuelo, tuvieron que abandonar en algún momento de su vida por circunstancias políticas y económicas, España", antes de leer su artículo.

También han subido a la tribuna varios diputados, los portavoces del PSOE, José Antonio Alonso; PP, Soraya Sáenz de Santamaría; IU, Gaspar Llamazares, y UPN, Carlos Salvador, recibidos con aplausos de desigual intensidad por los estudiantes sentados en los escaños.

Pero las mayores ovaciones se han producido cuando, mediada la mañana, han comenzado a entrar en el hemiciclo los primeros famosos, recibidos previamente por Bono en un salón contiguo, para sentarse en los escaños del banco azul reservado a los miembros del Gobierno.

Bono había recibido antes al presidente del Parlamento Europeo, Jerzy Buzek, de visita oficial y al que invitó unos momentos a la tribuna de autoridades.

Los músicos de Estopa, La Oreja de Van Gogh, Nuria Fergó y Vega, las actrices Elena Furiase, Itziar Miranda o Marina San José, el presentador de El Hormiguero "Flipi", o Joaquín Reyes han ido subiendo al estrado para leer la Carta Magna, con mayor o menor fortuna, pero siempre aclamados.

Pero ha sido cuando han llegado el presidente del Real Madrid, Florentino Pérez, el del Atlético de Madrid, Enrique Cerezo, y sobre todo el portero de la selección española, Iker Casillas, los momentos más celebrados por los alumnos sentados en los escaños.

Sus intervenciones se han intercalado con las de los estudiantes, que han visto cómo algunos de su deportistas o actores más admirados les precedían o seguían en la tribuna de oradores.

La sesión ha cobrado un significado especial cuando el presidente Bono ha comunicado el fallecimiento en Barcelona de uno de los "padres" de la Constitución, Jordi Solé Tura.

Ha pedido un minuto de silencio a los presentes, que todos han guardado puestos en pie con un aplauso como conclusión.

Después, José Bono ha asegurado que continuar con la lectura del texto era el mejor homenaje al político catalán.

Así ha proseguido la sesión hasta que Iker Casillas ha abordado, entre el alborozo y el griterío general, la disposición transitoria segunda.

La salida de todos ellos del hemiciclo, después de una foto de familia con el presidente Bono, ha derivado en un aluvión de jóvenes a la caza y captura de autógrafos, fotografías con sus móviles y, siempre que fuera posible, algún beso de sus ídolos.