Público
Público

Un estudio analiza el impacto de los medios en la salud infantil

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Pasar mucho tiempo frente a la televisión, la consola o el ordenador provoca que los niños sean más propensos a sufrir problemas de salud, como la obesidad y el tabaquismo, según revelaron investigadores estadounidenses el martes.

Los expertos del Instituto Nacional de Salud de Estados Unidos, la Universidad de Yale y el Centro Médico de California Pacífico analizaron 173 estudios hechos desde 1980, en un intento por evaluar el impacto de los medios en la salud de niños y adolescentes.

Las investigaciones, mayoritariamente realizadas en Estados Unidos, se centran en la televisión, pero también abarcan los videojuegos, las películas, la música y el uso de ordenadores e Internet. Tres cuartas partes de los estudios revelan que la exposición a los medios está relacionada con índices de salud negativos.

Las encuestas ofrecen pruebas contundentes de que los niños más expuestos a los medios tienen más probabilidades de ser obesos, de empezar a fumar y de mantener actividad sexual a una edad temprana que aquellos que pasan menos tiempo frente a la pantalla, expresaron los investigadores.

Además, el estudio indicó la existencia de una relación entre la mayor exposición mediática y el mayor consumo de alcohol y drogas y un menor rendimiento escolar, aunque no se establecieron pruebas contundentes vinculadas a los déficit de atención y a la hiperactividad.

"Creo que estábamos bastante sorprendidos sobre el abrumante número de estudios que demostraron un impacto negativo en la salud", dijo el Dr. Ezekiel Emanuel del Instituto Nacional de Salud que participó en el informe, publicado por el grupo Common Sense Media (Sentido común en los medios), en una entrevista telefónica.

"El hecho es probablemente más un asunto de cantidad que de preocupación por el contenido. Tenemos una vida saturada de medios ahora mismo en el siglo XXI. Y reducir el número de horas de exposición será un gran tema".

Durante décadas los expertos se han preocupado por el impacto en los jóvenes televidentes de la violencia y el contenido sexual en algunos programas de televisión, películas y videojuegos.