Público
Público

Estudio asocia las largas horas de trabajo con deterioro mental

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Por Amy Norton

Quienes trabajan mucho más de40 horas semanales sufrirían un acelerado deterioro mental amediana edad.

Un equipo de investigadores halló entre más de 2.200empleados públicos en el Reino Unido que las jornadasprolongadas de trabajo estaban asociadas con un menorrendimiento, según varias pruebas de función cognitiva, y conun deterioro acelerado de la agudeza mental en el tiempo.

A diferencia de hombres y mujeres que trabajaban 35-40horas por semana, los que lo hacían 55 horas o más sufrían unamenor capacidad de razonamiento en cinco años.

Se desconoce si la prolongación en sí del tiempo de trabajoexplica esa diferencia, según la autora principal del estudio,la doctora Marianna Virtanen, del Instituto Finlandés de SaludOcupacional, en Helsinki.

El equipo de Virtanen consideró varios otros factores, comolos tipos de trabajo, la educación y las enfermedades, como lahipertensión y las cardiopatías.

Con todo, dijo Virtanen a Reuters Health, existirían otrosfactores sin evaluar que influyen en la relación entre laslargas horas de trabajo y la reducción de la funcióncognitiva.

Los resultados, publicados en American Journal ofEpidemiology, surgen de un seguimiento a cinco años a 2.214empleados públicos de mediana edad. Al inicio y al final delestudio, los trabajadores realizaron cinco pruebasestandarizadas de la función cognitiva.

En general, las personas que trabajaban 55 horas o más porsemana rendían menos en la prueba de vocabulario al inicio y alfinal del estudio. También sufrían un mayor deterioro con eltiempo en la llamada inteligencia fluida, según el testcorrespondiente.

La inteligencia fluida está asociada con la habilidad derazonar y resolver problemas.

Los empleados que trabajaban largas horas solían tenerniveles más altos de estrés, dormían menos y bebían más que losque trabajaban menos horas.

No obstante, dijo Virtanen, eso no explicó por completo lareducción del rendimiento en las pruebas cognitivas. Por ahora,indicó la autora, se desconocen las causas. "Queda mucho aúnpor investigar", añadió.

FUENTE: American Journal of Epidemiology, 1 de marzo del2009