Público
Público

Estudio asocia el parto prematuro con riesgo futuro de epilepsia

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Por Amy Norton

Las personas nacidasprematuramente tendrían alto riesgo de desarrollar epilepsia enla edad adulta, según sugiere un estudio sobre 630.000 adultosde 25 a 37 años que nacieron en Suecia entre 1973 y 1979.

Los autores hallaron que 922 participantes (el 0,15 porciento) habían estado internados por un ataque epiléptico entreel 2005 y el 2009. Esa tasa fue casi cinco veces más alta (del0,7 por ciento) en los que habían nacido muy prematuramente(entre la semana 23 y 31 de embarazo).

Los que habían nacido entre las semanas 35 y 36 tambiénregistraron una mayor tasa de internación por epilepsia que elresto (del 0,25 por ciento).

"Aun así, el riesgo es muy bajo", dijo el autor principal,doctor Casey Crump, de la Stanford University en California.

Pero el experto destacó que el estudio sugiere que larelación entre la prematuridad y la epilepsia no sedesvanecería con los años, como se pensaba, aunque losresultados publicados en la revista Neurology no prueban que elparto prematuro cause la epilepsia.

Es posible, según explicó, que ciertas complicacionesgestacionales que provocan el parto prematuro expliquen laconexión, como la preeclampsia o algunas infecciones que, enalgunos casos, pueden reducir la cantidad de oxígeno que llegaal cerebro fetal.

Pero podría ser también que el parto prematuro altere eldesarrollo cerebral normal, indicó Crump.

La epilepsia es un trastorno neurológico que produceinterrupciones ocasionales de la actividad eléctrica delcerebro; eso genera cambios pasajeros en la consciencia, losmovimientos corporales o las sensaciones, lo que se conoce comoataque epiléptico.

En Estados Unidos, unos 2 millones de personas tienenepilepsia. A menudo, se diagnostica en la niñez, pero puedeaparecer a cualquier edad.

Los nuevos resultados surgen de datos de un registronacional de nacimientos de Suecia. De las 630.090 personasregistradas entre 1973 y 1979, menos de 28.000 habían nacidoprematuramente (antes de las 37 semanas de gestación).

El equipo de Crump determinó cuántos habían abandonado elhospital con diagnóstico de epilepsia entre el 2005 y el 2009.Ese diagnóstico no era necesariamente el primero.

Al concentrarse en los adultos que habían sido prematuros,el equipo determinó que el 0,3 por ciento había estadohospitalizado por epilepsia entre el 2005 y el 2009. El 1,1 porciento había estado internado por el trastorno en algún momentode su vida. Todo comparado, respectivamente, con el 0,1 y el0,7 por ciento de los participantes nacidos a término.

Crump consideró importante que médicos, padres y adultosque nacieron prematuros conozcan este riesgo, pero aseguró quelos resultados no deben alarmar. "Demuestran la necesidad queexiste de mejorar la prevención del parto prematuro", finalizóCrump.

Por ahora, los expertos recomiendan que las mujeres tratende reducir el riesgo de tener un bebé prematuro con lasconsultas prenatales regulares para detectar complicacionescomo la diabetes y la hipertensión gestacional. Además, las quefuman, deben dejar de hacerlo.

FUENTE: Neurology, 4 de octubre del 2011