Público
Público

Estudio asocia el tabaquismo con la enfermedad de Lou Gehrig

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Por Genevra Pittman

Los fumadores o ex fumadores decigarrillo serían más propensos a desarrollar la enfermedad deLou Gehrig, que lentamente va eliminando las neuronas queintercambian mensajes entre el cerebro y el resto del cuerpo.

La mayoría de las personas con la enfermedad, llamada tambiénesclerosis lateral amiotrófica (ELA), no vive más de cinco añosdespués del diagnóstico.

Unas 20.000 a 30.000 personas de Estados Unidos padecen ELA,según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades(CDC por su sigla en inglés). El 10 por ciento de los casos espor un defecto genético, mientras que en el resto se desconocenlas causas.

"Hasta ahora, los hallazgos fueron contradictorios en cuantoa la relación del tabaquismo con la ELA", dijo la doctora FangFang, experta del Instituto Karolinska en Estocolmo, Suecia, yque no participó del nuevo estudio.

El equipo del doctor Hao Wang, de la Escuela de Salud Públicade Harvard, reunió información de cinco estudios grandesrealizados en Estados Unidos sobre un total de más de 1 millón deadultos. Todos los participantes habían informado si fumaban ohabían fumado, con qué frecuencia y durante cuántos años.

Los seguimientos duraron entre siete y 28 años. El equipopudo determinar quiénes murieron por ELA a partir de una base dedatos nacional.

Según el estudio, publicado en Archives of Neurology, 832participantes habían desarrollado ELA.

Haber sido fumador o serlo elevaba un 40 o 45 por ciento elriesgo de morir por ELA. Es decir que en una década, un nofumador tenía un 0,05 por ciento de posibilidad (una en 2.000) detener ELA, mientras que un ex fumador o fumador tenía un 0,075por ciento (una en 1.300).

El equipo halló también que comenzar a fumar tempranamenteaumentaba la posibilidad de desarrollar la enfermedad. Aun así,en los fumadores no hubo relación entre la cantidad decigarrillos consumidos por día o los años de consumo y laposibilidad de desarrollar ELA.

Esto contradice los resultados de estudios previos que habíanhallado que cuanto más fumaba una persona, más riesgo tenía dedesarrollar ELA.

Esta relación directa entre la "dosis" y el riesgo deenfermedad debería esperarse si el tabaquismo, en especial lassustancias tóxicas del humo, dañaran los nervios directamente,como afirman algunos expertos.

Por lo tanto, el estudio no pudo demostrar que el tabaquismocause ELA, pero sí que están relacionados de alguna manera.

"Hay varios mecanismos posibles por los que fumar eleva elriesgo de desarrollar ELA", dijo el doctor Carmel Armon, jefe deNeurología del Centro Médico Baystate, en Springfield,Massachusetts, y que no participó del estudio.

"Aquí, lo que vemos es quizás un cambio que altera todo elsistema" de neuronas que controlan en movimiento muscular,indicó. Fumar puede modificar el ADN de las células queintervienen en ese movimiento, un cambio que se acumularía en eltiempo.

FUENTE: Archives of Neurology, online 14 de febrero del 2011