Público
Público

Estudio británico confirma que H1N1 es menos letal de lo temido

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Por Kate Kelland

El pandémico virus H1N1 de la llamadagripe porcina es mucho menos letal que lo temido, señalaroncientíficos británicos, pero los funcionarios de salud públicano deberían ser complacientes en combatirla y las campañas devacunación deberían continuar.

El primer análisis exhaustivo de las muertes por H1N1 enInglaterra desde que el virus fuera declarado pandemia enjunio, muestra que hay 26 muertes por cada 100.000 casos degripe H1N1, una tasa de mortandad del 0,026 por ciento.

El estudio hace eco de una investigación estadounidensepublicada el lunes, que encontró que la pandemia de la H1N1tenía una tasa de mortandad del 0,048 por ciento, es decir 1muerte en 2.000 casos, siendo sólo un poco más severa que unatemporada de influenza promedio.

"La primera influenza pandémica del siglo XXI esconsiderablemente menos letal de lo que se temía de antemano",escribió el jefe de Salud de Inglaterra, Liam Donaldson, en elestudio llevado a cabo por su equipo en la Agencia deProtección de Salud del Gobierno.

Los investigadores señalaron que la tasa de mortalidadestimada se comparó con tres pandemias de influenza en el sigloXX -la tasa de la gripe española de 1918 fue de un 2 a un 3 porciento, y las de 1957 a 1958 y de 1967 a 1968 tuvieron tasascercanas al 0.2 por ciento-.

Donaldson dijo que las mejoras en nutrición, vivienda ycuidados de salud podrían explicar algunas de las aparentesdisminuciones en casos de tasas de mortandad de una pandemia aotra.

"Desde la pandemia más reciente, han habido grandes avancesen medicina de cuidado intensivo", agregó, y muchos más hanmuerto sin los servicios de cuidado cruciales como máquinas deventilación para pacientes con problemas para respirar.

El estudio podría disipar los temores entre losfuncionarios de salud pública y creadores de políticas de queuna gripe pandémica podría matar a millones en todo el mundo,empujando a las economías a la recesión.

También podría fomentar las sospechas de que losfuncionarios de salud y la industria farmacéutica promocionó laamenaza presentada por la H1N1.