Público
Público

Un estudio descarta que los móviles provoquen cáncer

Los expertos reconocen que se necesita más investigación "a largo plazo"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El teléfono móvil es ya uno de los dispositivos más populares de la historia y, de hecho, en España hay ya más de 52 millones, más de uno por habitante. Sin embargo, informaciones publicadas en los últimos años han sembrado dudas sobre sus efectos en la salud.

El Comité Científico Asesor en Radiofrecuencia y Salud (CCARS), impulsado por la Fundación Complutense, presentó ayer un informe que analiza los estudios realizados en este campo durante 2007 y 2008. El documento revela que actualmente no existen pruebas científicas que demuestren que la tecnología móvil pueda tener efectos nocivos sobre la salud.

Los focos del informe son los propios teléfonos y las estaciones base o antenas. Ambos emiten y reciben radiación electromagnética, y es esta la causante de la controversia. Ninguno de las decenas de estudios analizados por los expertos (entre los que se encuentran médicos, ingenieros de telecomunicaciones, biólogos y físicos) demuestra que las antenas emitan radiación perjudicial para la salud humana.

'Todos los expertos están de acuerdo en esto', declaró el presidente del CCARS y ex presidente del CSIC, Emilio Muñoz. 'De hecho, cuantas más antenas haya, mejor', añadió. Cuanto más aislada está una antena, más potencia requiere, por lo que las emisiones estarán menos concentradas si se reparten en más estaciones base.

Además, las mediciones realizadas en los alrededores de las antenas demuestran que su nivel de emisiones está muy por debajo de los límites establecidos por la legislación española y avalados por la Organización Mundial de la Salud.

Respecto a los teléfonos, el estudio concluye que su uso en periodos inferiores a 10 años no aumenta la tasa de tumores cerebrales en adultos. Tampoco se han obtenido pruebas científicas que señalen que su uso pueda tener otras implicaciones negativas. Sin embargo, Muñoz reconoció que hace falta 'más investigación' en este campo que averigüe los efectos 'a largo plazo'.

Según el documento, la percepción negativa que existe sobre esta tecnología no se corresponde con los datos disponibles. 'Cada vez que aparece un pequeño indicio, algunos medios de comunicación publican titulares sensacionalistas. La sociedad debe hacer más caso a los expertos, que intentamos exponer el conocimiento tal cual es', concluyó Muñoz.

El presidente de la CCARS, Emilio Muñoz, cree que los posibles efectos de las redes inalámbricas Wi-Fi sobre la salud también deben ser evaluados.

Algunas personas manifiestan sentir más los efectos de la radiación electromagnética (EM), aunque no hay pruebas que demuestren esta condición. Los estudios tampoco han revelado que la tecnología móvil les afecte más negativamente que al resto de la población.

Según el documento, es necesaria más información sobre la radiación EM para que la sociedad cambie la percepción negativa injustificada que tiene sobre ella.