Público
Público

Estudio desmiente que el aceite de semillas de granada alivie los sofocos

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Por Lindsey Konkel

En el primer ensayoclínico sobre el uso del aceite de las semillas de la granadapara aliviar los sofocos de la menopausia, las participantes quelo hicieron dos veces por día durante 12 semanas no sintieronmás alivio que aquellas tratadas con píldoras placebo de aceitede girasol.

El aceite de semillas de granada es rico en fitoestrógenos,sustancias vegetales que imitan a la hormona estrógeno.

"Como con muchos remedios herbáceos, no existen pruebas desu efectividad en la reducción de los síntomas de lamenopausia", dijo la doctora Silvina Levis, especialista engeriatría de la Facultad de Medicina Miller de la University ofMiami, en Florida, quien no participó del estudio.

El 85 por ciento de las mujeres tiene esa sensación decalor, con sudoración, aceleración de los latidos y ansiedad,varias veces al día durante o después de la menopausia.

El equipo del doctor Leo Auerbach, de la Universidad Médicade Viena, en Austria, estudió a 81 mujeres posmenopáusicas deentre 45 y 60 años. Todas tenían por lo menos cinco sofocos pordía; el último período menstrual lo habían tenido hacía 12 meseso más.

Cada participante registró los síntomas diarios y tomó doscápsulas de 30 miligramos (mg) de aceite de semillas de granadao de placebo durante 12 semanas. El equipo les controló losniveles hormonales al inicio y al final del estudio.

Al principio, el grupo tratado con el aceite de granadasentía unos 11,1 sofocos diarios, comparado con 9,9 en el grupode control. A los tres meses, los sofocos disminuyeron,respectivamente, un 39 por ciento (6,8 episodios por día) y un26 por ciento (7,3).

Aunque esa reducción alcanzó a todas las participantes, ladiferencia del 13 por ciento entre ambos grupos fue muy bajacomo para atribuirle un beneficio real al aceite de granada.Para los autores, lo sucedido en el grupo de control podríaatribuirse al llamado "efecto placebo".

Existen estudios en los que la reducción de los sofocos enlos grupos tratados con placebo fue de hasta el 60 por ciento.Esto sugiere que los síntomas menopáusicos serían de origenpsicológico y hormonal, según explicó Auerbach.

El equipo no identificó diferencias entre los niveleshormonales de las participantes antes y después del tratamiento,pero la cohorte tratada con el aceite de granada sintió unamejoría estadísticamente significativa de la calidad del sueño yotros síntomas asociados.

PEKANA, la empresa alemana que produce suplementosherbáceos, proporcionó los productos utilizados y financió elestudio publicado en la revista Menopause.

La Administración de Alimentos y Medicamentos de EstadosUnidos sólo aprueba el uso de la terapia hormonal (fármacos conestrógeno sintético) contra los sofocos.

Aunque es muy efectiva, esa terapia aumenta el riesgo de quedeterminados grupos de mujeres tengan infarto cerebral odesarrollen algunos cánceres. Esto hace que muchas opten porterapias alternativas.

Según dijo Levis, realizar ciertos cambios del estilo devida (hacer ejercicio, adelgazar y reducir del consumo debebidas con cafeína) calma los sofocos.

FUENTE: Menopause, online 11 de enero del 2012