Público
Público

Estudio detecta brecha en la comunicación médico-paciente

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Por Amy Norton

Lo que los médicos piensanque les están diciendo a los pacientes hospitalizados y lo queesos pacientes realmente escuchan sería muy distinto.

Un estudio sobre 89 pacientes de un hospital de EstadosUnidos se suma a la literatura que demuestra que los médicos ylos pacientes no suelen hablar el mismo idioma cuando conversansobre diagnósticos y tratamientos.

Durante las entrevistas a esos pacientes el día del altahospitalaria, los autores hallaron que apenas el 18 por cientoconocía el nombre del médico principal a cargo de su atención yque sólo el 57 por ciento abandonó el centro médico sabiendocuál era su diagnóstico.

En cambio, dos tercios de los 43 médicos entrevistadospensaron que sus pacientes conocían su nombre y el 77 porciento, que los pacientes estaban conscientes del diagnóstico.

Los doctores Douglas P. Olson y Donna M. Windish, de laEscuela de Medicina de la Yale University, en Connecticut,publicaron los resultados en Archives of Internal Medicine.

Hallar que muchos pacientes no están seguros de cuál es eldiagnóstico o cómo se llama el médico que los atendió pareceríasorprendente, pero Olson aseguró que no es nuevo.

Pero el actual estudio revela también que muchos médicospiensan erróneamente que sus pacientes saben más de lo quecreen. "La novedad aquí es la discrepancia entre los médicos ylos pacientes. Los pacientes no están recibiendo el mensaje",agregó a Reuters Health.

Las brechas en la comunicación van más allá de los nombresy los diagnósticos.

Un cuarto de los pacientes en el estudio a los que se leshabía recetado un medicamento durante la hospitalización dijoque el médico nunca le había hablado al respecto. Y sólo un 10por ciento dijo que el doctor le había comentado cuáles eranlos posibles efectos adversos.

En cambio, todos los médicos entrevistados dijeron que porlo menos a veces hablaban con sus pacientes sobre las nuevasrecetas; el 81 por ciento indicó que por lo menos algunas vecesinformaba sobre los posibles efectos secundarios.

En los últimos años, la comunidad médica se concentró enmejorar la comunicación médico-paciente. "Pero todavía existeuna desconexión", señaló Olson.

Una explicación, agregó, sería que muchos pacienteshospitalizados son adultos mayores con enfermedades complejas yno un solo un diagnóstico, y la información que reciben durantela hospitalización "podría ser comprensiblemente excesiva".

La participación de la familia es importante, dijo elautor, especialmente cuando se trata de adultos mayores conproblemas médicos complejos, que necesitan variosmedicamentos.

FUENTE: Archives of Internal Medicine, 9/23 de agosto del2010