Público
Público

Un estudio dice que los químicos usados en el Golfo no son más tóxicos que el petróleo

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Los millones de litros de químicos que se han rociado en el Golfo de México para fraccionar el crudo en pequeñas partículas e impedir que éste flote en la superficie no son más tóxicos que el petróleo, reveló hoy un nuevo estudio.

El informe divulgado este lunes por la Agencia de Protección Medioambiental (EPA) estadounidense concluye que el químico disolvente empleado en el Golfo, el Corexit 9500A, es igual de tóxico que productos utilizados en otros derrames.

El Gobierno de EE.UU. ha sido criticado por haber dado luz verde a la inyección masiva de químicos en las aguas del Golfo, cuyo impacto a largo plazo es todavía ampliamente desconocido.

Lisa Jackson, directora de la EPA, explicó en un comunicado que el uso de químicos se redujo de forma dramática a finales de mayo.

Según los datos de la EPA, la mezcla de los químicos con el petróleo es prácticamente igual de tóxica que el petróleo sin mezcla.

El Corexit 9500A fracciona el petróleo en pequeñas partículas con el fin de que éste sea absorbido por los microorganismos marinos.

El estudio sale a la luz cuando BP, la empresa responsable del vertido en el Golfo que ha desencadenado la mayor catástrofe ecológica en la historia del país, se prepara para sellar de forma definitiva el pozo "Macondo" averiado en la zona.

Thad Allen, el almirante retirado que dirige la respuesta del Gobierno al vertido, indicó que hoy se llevarán a cabo unas pruebas preliminares que consistirán en la inyección de pequeñas cantidades de petróleo base en el manantial Macondo.

Se prevé que la operación dure unas cuatro horas y dependiendo de los resultados comenzaría el proceso conocido como "static kill" (eliminación estática) que inundará el pozo con lodo pesado con el fin de empujar el petróleo hacia su lugar original, un depósito situado a 4.000 metros bajo la superficie marina.

Se prevé que ese procedimiento que se realizará desde la boca del pozo se prolongue entre 33 y 61 horas, según Allen.

Si la operación resulta según lo previsto, los ingenieros procederán vía remota a clausurar la parte inferior del pozo, una operación que se realizará mediante un pozo auxiliar excavado en la zona.