Público
Público

Estudio halla retrasos del desarrollo en bebés con plagiocefalia

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Por Anne Harding

Los niños con aplastamientode un lado del cráneo, lo que se conoce como plagiocefaliadeformativa (PD), siguen teniendo retrasos del desarrollo enlos primeros años de vida.

Muchos pediatras consideran que la PD es un problemacosmético, pero "cada vez más evidencias sugieren que esosbebés corren alto riesgo de tener retrasos del desarrollo",indica en Archives of Pediatrics and Adolescent Medicine elequipo del doctor Brent R. Collett, de la University ofWashington.

Y la PD es común, dijo Collett a Reuters Health: equipos deNueva Zelanda y de Holanda informaron que la padecen el 20 porciento de los bebés.

Hace tiempo, el equipo comparó 235 bebés con PD con 237 sinel trastorno y los primeros rindieron menos según las escalasde Bayley (BSID-III); las diferencias más significativassurgieron en el desarrollo motor.

En el nuevo estudio, los autores informan los resultados dela misma cohorte a los 18 meses de edad (227 niños con PD y 232sin la deformación).

Nuevamente, los niños con PD rindieron menos que los chicossin PD en todas las escalas de BSID-III y fueron mucho máspropensos a entrar en la categoría "con retrasos".

Los autores escribieron: "la magnitud de esas diferenciasfue clínicamente significativa, entre un tercio y dos terciosde una desviación estándar".

La mayoría de los participantes rindieron dentro de losrangos normales de las escalas BSID-III, destacaron losautores, mientras que pocos reunieron los criterios clínicos deretraso del desarrollo.

Collett agregó que, de algún modo, eso se podía esperarporque los niños con problemas graves del neurodesarrolloquedaron fuera del estudio y la muestra tenía en general unnivel socioeconómico "bastante alto".

Según los resultados, dijo Collett, los pediatras de niñoscon PD "deberían evaluar un poco más el desarrollo ycontrolarlos en el tiempo".

Los autores aclararon que los resultados no prueban que laPD retrase el desarrollo, sino que serviría como un signotemprano de riesgo.

"Los problemas neuromusculares sutiles limitarían elmovimiento del bebé, lo que reforzarían el riesgo de quedesarrolle una deformación del cráneo", indicó el equipo.

"La PD serviría como un marcador biológico útil de aumentodel riesgo de sufrir de problemas del desarrollo, mucho antesde la aparición de otros indicadores que llevan a los médicos arealizar una pesquisa", añadieron los autores.

El equipo está finalizando una evaluación de la cohorte alos 36 meses y aspira a seguir a los niños hasta la edadescolar.

FUENTE: Archives of Pediatrics and Adolescent Medicine,julio del 2011