Público
Público

Estudio pone en duda el amplio uso de estatinas

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Por Kate Kelland

No existen evidencias de que losfármacos para reducir el colesterol recetados a pacientes enriesgo de enfermedad cardíaca, conocidos como estatinas, reduzcan sus probabilidades de muerte prematura en el cortoplazo, dijeron científicos.

Los resultados de un estudio británico pusieron en duda eluso generalizado de estatinas, como Lipitor, de Pfizer, yCrestor, de AstraZeneca, en pacientes que no tienen enfermedadcardíaca pero podrían desarrollarla.

Las estatinas son unos de los fármacos más usados para eltratamiento y la prevención de la enfermedad cardíaca, tantoentre las personas que ya tienen la condición como entre lasque están en alto riesgo pero son sanas. Son medicamentos muyexitosos que han prevenido millones de infartos y accidentescerebrovasculares (ACV).

Pero en un metaanálisis -un estudio que revisa toda laevidencia científica previamente publicada sobre determinadotema-, el profesor Kausik Ray y su equipo de la Universidad deCambridge y el Addenbrooke's Hospital hallaron pocas pruebas deque las estatinas salven vidas en el corto plazo en los grupossin problemas del corazón.

"Hay poca evidencia de que las estatinas reduzcan el riesgode morir de cualquier causa en las personas sin enfermedadcardíaca", escribieron en el estudio, que apareció en Archivesof Internal Medicine journal.

"Esto, junto a otros daños causados por las estatinas enalgunos subgrupos, puso en duda sus beneficios en la prevenciónprimaria (para evitar el desarrollo de la enfermedadcardíaca)", agregó el equipo.

Esta condición es la principal causa de muerte en hombres ymujeres en los países industrializados y también es uncreciente problema en las naciones en desarrollo.

Si bien las estatinas son consideradas seguras y efectivas,un estudio publicado el mes pasado halló que los usuarios deestos fármacos podrían tener más riesgo de disfunción delhígado, falla renal, debilidad muscular y cataratas.

Los científicos advirtieron que estos efectos secundariosdeben ser controlados de cerca.

En su análisis, el equipo de Cambridge combinó datos de 11estudios que involucraron a 65.229 personas. Un total de 32.623individuos tomaron las estatinas y 32.606 un placebo.

En un seguimiento promedio de 3,7 años, 2.793 participantesmurieron, incluyendo 1.447 usuarios de placebo y 1.346pacientes que tomaron estatinas. Los científicos dijeron que lapequeña reducción en este segundo grupo no fue estadísticamentesignificativa.

Los científicos dijeron que sus resultados muestran "lanecesidad de ser cautelosos cuando se extienden los potencialesbeneficios de las estatinas a un mayor grupo de individuos".

El profesor Peter Weissberg, de la Fundación Británica delCorazón, tomó nota de los resultados, pero dijo que eran sólode corto plazo.

"Las personas en estos estudios fueron seguidas menos decuatro años en promedio. Dado que la enfermedad cardíaca ycirculatoria se desarrolla durante varias décadas, es razonableasumir que podríamos ver una significativa mejora en lamortalidad luego de un período más largo de seguimiento", dijoen un comunicado.