Público
Público

Estudio respalda consumo de soja después de un cáncer mamario

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Por Alison McCook

Más pruebas sugieren que comersoja les daría un leve beneficio a algunas mujeres con cáncermamario, aunque algunos expertos opinan que es demasiado prontocomo para recomendarle a las sobrevivientes que modifiquen ladieta.

Entre más de 500 mujeres de China con cáncer mamarioestimulado por las hormonas (estrógeno o progesterona o ambas),aquellas que habían superado la menopausia y consumían la mayorcantidad de soja en el grupo eran menos propensas a sufrir unarecurrencia de la enfermedad a cinco años.

Aun así, la dieta rica en soja no mostró beneficio alguno enlas mujeres que no habían pasado por la menopausia ni en las quehabían tomado tamoxifeno, el fármaco que se utiliza para tratarlos cánceres estimulados por hormonas. Comer soja no redujo elriesgo de muerte en las mujeres pre y posmenopáusicas.

Los alimentos con soja son ricos en isoflavonas, un conjuntode fitoestrógenos de origen vegetal con efectos similares alestrógeno y, también, antiestrogénicos.

En el nuevo estudio, publicado en Canadian MedicalAssociation Journal, las mujeres con mayor consumo de sojaingerían más de 42 miligramos (mg) de isoflavonas por día, lo queequivale a 1,5 tazas de leche de soja.

El consumo de soja está asociado con una reducción del riesgode desarrollar cáncer de mama en algunos estudios, mientras queotras investigaciones habían sugerido que la soja induciría elcrecimiento y multiplicación de las células tumorales mamarias, ointerferiría en la efectividad de los fármacos oncológicos.

Entonces, muchas mujeres con cáncer de pecho enfrentan unapregunta clave: ¿comer soja agrava o mejora mi pronóstico?

En el 2009, un estudio sobre más de 5.000 sobrevivientes decáncer de mama de China reveló que el alto consumo de soja estáasociado con un menor riesgo de muerte o recurrencia de laenfermedad.

En la nueva investigación, sobre mujeres posmenopáusicas, lasque más soja consumían eran un 33 por ciento menos propensas quelas que menos soja comían a sufrir una recurrencia del cáncerdurante el período de seguimiento.

Todos estos resultados sugieren que la soja no dañaría a lassobrevivientes del cáncer de mama y, en algunos casos, lasayudaría, señaló Xinmei Kang, de la Universidad de Harbin, enChina.

"Los alimentos de soja son seguros para las pacientes concáncer de mama y beneficiarían a algunas de esas mujeres",añadió.

Pero no existen pruebas suficientes para sugerir que lasmujeres con cáncer mamario deberían comer más soja que lohabitual, dijo a Reuters Health el doctor William Helferich, dela University of Illinois.

Helferich halló en animales que la genisteína, un suplementode soja muy utilizado, puede contrarrestar la efectividad de dostratamientos oncológicos muy populares.

El nuevo estudio se ocupó de las mujeres que habían consumidosoja, un alimento fundamental en la dieta asiática, toda su vida.Helferich indicó que, por ese motivo, estos resultados no seríanaplicables a las mujeres de Estados Unidos que aumentan elconsumo de isoflavonas después de recibir el diagnóstico decáncer de mama.

"No existen pruebas suficientes como para decir que lasmujeres deberían comer más soja después del cáncer de mama. Lasoja es un alimento excelente que se puede consumir como parte deuna dieta saludable, pero no como la única legumbre", dijoHelferich.

FUENTE: Canadian Medical Association Journal, online 18 deoctubre del 2010