Público
Público

Un estudio vincula el embarazo adolescente con programas de TV

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La exposición a algunas formas de entretenimiento es una mala influencia para los menores, ya que lleva a los adolescentes que ven programas con contenidos sexuales a embarazos precoces y a los niños que juegan a videojuegos violentos a adoptar un comportamiento agresivo, dijeron investigadores el lunes.

Los investigadores de la organización sin fines de lucro RAND dijeron que su estudio de tres años es el primero en vincular los programas de televisión "picantes" con un comportamiento sexual arriesgado por parte de los adolescentes.

"Nuestros descubrimientos sugieren que la televisión puede desempeñar un papel significativo en las altas tasas de embrazo adolescente en Estados Unidos", dijo Anita Chandra, una científica del comportamiento que lideró la investigación para RAND, una organización de investigación.

"No estamos diciendo que estemos estableciendo una causalidad, sino que estamos diciendo que es un factor que fuimos capaces de vincular de forma probable a la consecuencia del embarazo adolescente", agregó en una entrevista telefónica.

Los investigadores reclutaron a adolescentes de entre 12 y 17 años y les examinaron en tres ocasiones entre 2001 y 2004, preguntándoles sobre hábitos de televisión, comportamiento sexual y embarazo.

En unas conclusiones relativas a 718 adolescentes, hubo 91 embarazos. El 10 por ciento del grupo estudiado que más programas de contenido sexual vio tenían el doble de riesgo de quedarse embarazadas o causar un embarazo, frente al 10 por ciento que vio menos programas de ese tipo, según el estudio publicado en la revista Pediatrics.

El estudio se centró en 23 programas de televisión populares entre adolescentes, como series cómicas, dramas, 'realities' y dibujos. Las comedias tenían el mayor contenido sexual y los 'realities' los que menos.

"El contenido de televisión que vemos subraya muy raramente los aspectos negativos del sexo o los riesgos y responsabilidades", dijo Chandra. "Así que si los adolescentes reciben cualquier tipo de información sobre el sexo raramente reciben información sobre embarazo o sobre enfermedades de transmisión sexual".

Las tasas de embarazos adolescentes en Estados Unidos han caído drásticamente desde 1991, pero siguen altas con respecto a otros países industrializados. Casi un millón de adolescentes de entre 15 y 19 años se quedan embarazadas cada año, lo que supone el 20 por ciento de las mujeres sexualmente activas en ese grupo de edad. La mayoría de los embarazos no fueron planeados, según el informe.