Público
Público

Estudio vincula químico de utensilios de cocina con colesterol

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Por Julie Steenhuysen

Dos químicos usados para recubrirutensilios de cocina y en materiales a prueba de aguaaumentarían los niveles de colesterol en los niños, informaroninvestigadores estadounidenses.

Los chicos del estudio que tenían los mayores niveles deestos compuestos en su sangre presentaban cantidades muchomayores de colesterol total y de lipoproteína de baja densidado LDL, más conocida como colesterol "malo", comparado con losniños con lecturas menores de esos químicos.

Los resultados no prueban que la exposición a estosquímicos, llamados ácidos perfluoroalquilos, provocó lasmayores lecturas de colesterol, pero muestran una relación ysugieren la necesidad de más estudios, señalaron StephanieFrisbee, de la West Virginia University, y colegas.

Los hallazgos fueron publicados en Archives of Pediatrics &Adolescent Medicine.

Los investigadores estudiaron el ácido perfluorooctanoico(o PFOA) y el sulfonato de perfluorooctano (PFOS). Estassustancias llegan a las personas a través del agua, el polvo,los envases de alimentos, el aire, las palomitas de maíz paramicroondas y la exposición en el lugar de trabajo, y pasan porla leche materna y el cordón umbilical, según los expertos.

Estudios en animales sugieren que el ácido perfluoroalquilopuede afectar el hígado, lo que podría generar cambios en losniveles de colesterol.

Frisbee y sus colegas examinaron los niveles de colesterolen muestras de sangre tomadas a más de 12.000 niños de la zonadel valle del Río Ohio, en Estados Unidos, los cuales entrabanen contacto con el PFOA a través del agua que bebían.

Los chicos y adolescentes que participaron de lainvestigación presentaban más PFOA en sus cuerpos que elpromedio nacional, mientras que las concentraciones de PFOS semantenían cerca de la lectura media del país norteamericano.

Los niños y jóvenes con la mayor concentración de PFOAtenían niveles de colesterol total 4,6 puntos mayores y de LDL3,8 puntos por encima de aquellos con las menores cantidadesdel ácido.

Bernard Weiss, de la University of Rochester en Nueva York,experto en toxinas que no participó de la investigación,manifestó que los ácidos perfluoroalquilos son una neurotoxinaconocida.

"Interfieren en el desarrollo cerebral, lo que deja sumarca en las funciones conductuales, como el desempeñocognitivo", indicó Weiss en un comunicado.

Los potenciales efectos sobre la salud de diversosquímicos, como el bisfenol A presente en el plástico usado enbiberones y otros productos, se están volviendo unapreocupación creciente entre las autoridades sanitariasestadounidenses, canadienses y europeas.