Público
Público

Estudios hallan vínculo genético en riesgo cáncer mama y ovario

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Por Kate Kelland

Científicos descubrieron una región delADN que puede aumentar o disminuir las altas probabilidades decáncer de pecho vinculadas con una variación genéticaespecífica, un hallazgo que podría ayudar a los médicos amantener controladas a las mujeres en mayor riesgo.

Los resultados fueron publicados en la revista NatureGenetics junto con otros dos estudios separados que relacionanla misma zona del ADN y otras cuatro con el cáncer de ovario.

El estudio sobre los tumores mamarios se centró en mujeresque portaban un gen BRCA1 defectuoso, el cual aumentasignificativamente el riesgo de desarrollar ciertos cánceres.

En promedio, alrededor del 65 por ciento de las mujeres queportan un gen BRCA1 defectuoso desarrollará cáncer de pecho ycerca del 40 por ciento padecerá cáncer de ovario a los 70años.

Los estudios revelaron que si una mujer con BRCA1 fallidotambién porta una "versión riesgosa" de una región del ADNconocida como 19p13, el peligro de cáncer de mama sería aúnmayor.

"Hallamos una región del ADN que actúa como control devolumen, aumentando o reduciendo el riesgo de desarrollarcáncer de mama por fallas en el gen BRCA1", dijo AntonisAntoniou, de la Universidad de Cambridge, quien dirigió elprimer estudio.

"Nuestro descubrimiento es el primer paso en un estudio másamplio para identificar los factores genéticos que modifican elpeligro de cáncer de pecho en las mujeres portadoras demutaciones BRCA1 y finalmente podría ayudarnos a evaluar elriesgo de cada mujer y a controlar la enfermedad", añadió.

Los tumores mamarios son la forma más común de cáncer, conmás de 1 millón de nuevos casos diagnosticados en el mundo cadaaño.

En un estudio separado, la misma región del ADN 19p13también mostró elevar el riesgo de cáncer de ovario -aunque enmenor grado- en mujeres que no eran portadoras de una falla enel BRCA1.

"Esto es importante porque sugiere que las mujeres queportan ciertas versiones de esta extensión del ADN podríanbeneficiarse de un control más cuidadoso tanto del cáncer depecho como de ovario", dijo Simon Gayther, del UniversityCollege de Londres, que dirigió ese estudio.

Una tercera investigación realizada por científicos deEuropa, Estados Unidos, Canadá y Australia reveló que otrascuatro regiones genéticas también están vinculadas con elriesgo de cáncer ovárico en la población general.

Los tumores de ovario son la quinta forma más común decáncer entre las mujeres de los países desarrollados. Alrededorde 230.000 pacientes son diagnosticadas por año y la enfermedadcausa unas 130.000 muertes anuales.

La mayoría de las mujeres no son diagnosticadas hasta queel cáncer ovárico se expandió, dado que sus síntomas sondifíciles de detectar y casi el 70 por ciento de las pacientescon la enfermedad avanzada muere dentro de los cinco años.

"Estos últimos hallazgos aumentan la posibilidad de que enel futuro, las mujeres (...) en mayor riesgo de cáncer ováricoporque portan estas nuevas variaciones del ADN descubiertaspuedan ser identificadas y recibir más vigilancia para detectarsignos tempranos del cáncer", dijo Andrew Berchuck, profesor dela Universidad de Duke que trabajó en el estudio.

La detección temprana de la condición es fundamental parael tratamiento.