Público
Público

Estudios de industria farmacológica no suelen detectar problemas

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Por Frederik Joelving

Cuando la industria financiainvestigaciones, los científicos son mucho menos propensos aencontrar efectos potencialmente dañinos de los fármacosestudiados en el laboratorio y suelen informar los beneficiosmucho más que los investigadores universitarios sin respaldoindustrial.

Esa es la conclusión de una nueva revisión gubernamental deestudios sobre fármacos utilizados para estimular la producciónde glóbulos rojos, como la eritropoyetina (EPO).

Cuando se autorizó la comercialización de esos fármacos enla década de 1990, algunos investigadores opinaron que podríanacelerar el crecimiento tumoral. Esa sospecha se hizo realidady, ahora, los productores advierten a los pacientes oncológicosde ese efecto adverso.

Los autores del nuevo estudio, publicado en Archives ofInternal Medicine, revisaron la literatura publicada sobre losefectos de la EPO en las células tumorales.

De cada 10 estudios realizados con fondos o respaldo de laindustria, ninguno había concluido que los fármacos podíancausar daños. Sí lo hizo más de la mitad de los 64 trabajosllevados a cabo sin apoyo de la industria.

"Hallamos diferencias muy claras en la presentación de losresultados", dijo el doctor Charles L. Bennett, de laUniversity of South Carolina, en Columbia.

Un estudio reciente halló que las investigaciones tendían afavorecer los efectos de un fármaco cuando la industria lasrespaldaba.

"La industria tiene incentivos financieros que tuercen laciencia para hacer que sus fármacos brillen", sostuvo el doctorDaniel Carlat, psiquiatra de Boston.

Pero los estudios de laboratorio, sin pacientes, recibieronmucha menos atención. "La ciencia básica tuvo un pase libredurante mucho tiempo. Pero no es menos que la ciencia clínica",dijo Bennett.

La coautora del estudio, doctora Sara E. Barnato, de laNorthwestern University, en Chicago, Illinois, opinó que latransparencia y la colaboración son clave para evitar lossesgos.

"La comunidad médica puede hacer grandes cosas cuandotrabajamos juntos. La colaboración es fundamental para prevenirla exageración de los datos o no analizar toda la información ytraducirla a la atención de los pacientes", dijo a ReutersHealth.

Amgen, una empresa de California que produce laeritropoyetina Epogen, no respondió los llamados para opinarsobre el estudio.

FUENTE: Archives of Internal Medicine, online 13 deseptiembre del 2010