Público
Público

Los estudios negativos se publican menos

Los ensayos clínicos negativos se publican menos y tardan más en ver la luz

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La publicación de los resultados de los ensayos clínicos a los que se someten los tratamientos en fase experimental es esencial para que los responsables sanitarios cuenten con toda la información a la hora de tomar medidas como la autorización de nuevas terapias. Sin embargo, un elevado porcentaje de los estudios con resultados negativos nunca llegan a ver la luz en una publicación científica. En concreto, sólo el 41% de los ensayos clínicos cuyos resultados son negativos o nulos se acaban publicando, frente al 73% de los estudios con resultados positivos o impactantes.

Esta es la principal conclusión de una amplia investigación realizada por expertos de la Colaboración Cochrane , una prestigiosa organización internacional que vela por asegurar que la información actualizada y rigurosa sobre los efectos de las intervenciones sanitarias se encuentra fácilmente disponible.

Asimismo, los investigadores, que analizaron los resultados de cinco grandes estudios sobre publicaciones y más de 5.000 referencias científicas desde la década de 1980, han descubierto que los estudios negativos también tardan más en publicarse cuando llegan a ver la luz. Así, los ensayos con buenos resultados se publican en cuatro o cinco años, mientras que los negativos no suelen llegar a la comunidad científica hasta incluso ocho años después de su realización.

Aunque las razones de este hecho no están del todo claras, cuando los resultados no son los esperados muchos investigadores suelen autocensurarse al considerar que los datos no son lo bastante interesantes o que hacen falta más estudios.

Una de las autoras del trabajo, Sally Hopewell, del Centro Cochrane de Reino Unido, explica a Público que este sesgo supone un problema porque 'las personas que deben tomar decisiones sobre los efectos de los fármacos no son capaces de examinar toda la evidencia científica disponible'.'Las conclusiones que pueden obtener de la evidencia disponible pueden no reflejar la realidad y dibujar una perspectiva sesgada', agrega.

Para solventar este problema, los autores proponen el registro de todos los ensayos clínicos en marcha antes de conocer sus resultado, y recuerdan que la propia Organización Mundial de la Salud también recomendó hace unos meses la misma medida. De hecho, la organización internacional ha puesto en marcha una página web para facilitar la consulta de los resultados de todas las experimentaciones realizadas o en proceso.