Público
Público

ETA esta debilitada pero no muerta, según la unidad antiterrorista francesa

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La organización terrorista ETA "está debilitada pero no está muerta", dijo hoy Loic Garnier, jefe de la Unidad de Coordinación la Lucha Antiterrorista de Francia (UCLAT), quien destacó que los servicios de seguridad franceses están "permanentemente tras las huellas" de la banda.

En declaraciones a un grupo de periodistas españoles, Garnier resaltó que la lucha contra el terrorismo de esa organización "es una alta prioridad" para el Gobierno francés, en la que trabaja "mano a mano" con las autoridades españolas, con las que también existe una estrecha relación contra la amenaza del terrorismo islamista de Al Qaeda en el Magreb Islámico (AQMI).

En cuanto a ETA, señaló que en los últimos años la banda terrorista ha sufrido varios golpes en Francia y en España, con detenciones y el hallazgo de escondites de armas por parte de la Policía, lo que unido a que está dirigida por una generación más joven y "menos profesional que antes", hace que esté debilitada.

Alertó, sin embargo, del peligro de una posible radicalización violenta de la banda, que, en su opinión, parece "intentar reorganizarse, cambiar la forma de pensar y actuar".

"Creemos que tienen problemas, problemas a mi parecer de método, sus métodos están caducados y no están a la altura de la tecnología actual", explicó.

Aunque dijo no saber cuantas personas forman actualmente ETA, estimó que no superan el centenar, su estructura ya no es militar y es pequeña.

En ETA "hay un efecto de fractura... entre los partidarios de continuar la lucha armada" y los que buscan otros medios como la no violencia, dijo al referirse a sectores de la nueva generación. Esta división podría encerrar el riesgo de una mayor radicalización o sectarización de la organización terrorista.

Tanto Garnier como otros expertos de la UCLAT destacaron además la sustancial perdida de capacidad por parte de ETA de movilizar a la población en manifestaciones de apoyo.

Sobre Batasuna, explicaron que a diferencia de España, donde es ilegal, en Francia, donde tiene carácter de asociación, es legal mientras no cometa una infracción penal, y explicó que en este país también es delito la apología del terrorismo.

Respecto a la lucha contra el terrorismo en general, el jefe de la UCLAT destacó la importancia de la detección precoz.

La amenaza del terrorismo islamista contra Francia y España procede principalmente de AQMI, mientras que en el Reino Unido es Al Qaeda más de origen paquistaní, señaló.

Se refirió al "fenómeno de filiales" de Al Qaeda en territorio francés y en Europa, sobre lo que subrayó que están "muy vigilantes".

"Regularmente detenemos a personas que organizan filiales, si no lo hiciéramos estaríamos desbordados", declaró.

Sobre la región de Mali, Níger y Mauritania, donde AQMI ha secuestrado a tres cooperantes españoles, dijo que se trata de una "zona peligrosa", bajo la influencia de Al Qaeda, que tiene grupos filiales allí.

"Al Qaeda ha hecho la zona peligrosa", donde hay una cohabitación con traficantes de drogas, de armas, de tabaco y otros, redundó.

El experto considera que la fuente de financiación de estos grupos terroristas no es un factor muy importante para la investigación, porque, según dijo, llevar a cabo un atentado en la actualidad "no es caro", al señalar que los ataques contra las Torres Gemelas de Nueva York, el 11 de septiembre de 2001, costaron a los autores unos 300.000 dólares.

Garnier expresó su satisfacción sobre la cooperación con España, con un intercambio de información regular, el hecho de que permanentemente haya policías españoles en Francia y franceses en España.

"Va muy bien", dijo, al subrayar que "es un modelo de cooperación".

172 personas han sido encarceladas en Francia hasta la fecha en relación con ETA, de las cuales 157 son de nacionalidad española, según datos de UCLAT.

La unidad antiterrorista francesa mantiene contactos directos y regulares con los servicios homólogos españoles, particularmente con el Centro Nacional de Coordinación Antiterrorista (CNCA), creado tras los atentados del 11 de marzo de 2004 en los trenes de cercanías de Madrid, organizados por terroristas islamistas y que causaron 191 muertos.