Público
Público

La etapa Hervé Palito en la Compañia Nacional de Danza concluye con un "fin de curso" insólito

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La etapa de la Compañía Nacional de Danza (CND) dirigida por el francés Hervé Palito, que recibió el encargo de sustituir interinamente a Nacho Duato hace un año, terminará en julio y él ha querido "entregarse" para hacer "un fin de curso" de "diez" con el insólito programa que estrenará mañana en la Zarzuela.

Palito, que cuando el 31 de julio cese en su cometido para dejar paso al elegido por el INAEM, José Carlos Martínez, también abandonará la compañía tras nueve años en ella, explica en una entrevista con Efe que está trabajando "como si fuera a seguir, con toda la implicación y la ilusión".

Para cerrar esta etapa estrenarán una pieza de Angels Margarit coreografiada expresamente para ellos, "Órbitas y derivas"; otra de Alexander Eckmann, "Flockwork", que nunca habían bailado antes, además de reponer "Arcangelo", de Duato.

A las representaciones de Madrid -hasta el 27 de junio- le seguirá otra, el 6 de julio, en el Teatro de la Maestranza, en Sevilla, con un programa que incluirá el ballet de Margarit y las piezas de Duato "O Domina Nostra" y "Gnawa".

Luego actuarán, entre el 13 y el 23 de julio, en el Teatro Mossoveta de Moscú con un doble repertorio: "Gnawa", "Arcangelo" y "Flockwork", los seis primeros días, y "Noodles", de Philippe Blanchard, y "White Darkness", de Duato, a continuación.

El punto final de este curso y de la etapa Palito la pondrán en Las Palmas de Gran Canaria, el 29 y 30 de julio, con la pieza de Margarit y "O Domina Nostra" y "Gnawa".

"Estrenar dos piezas nuevas tiene mucho trabajo e implicación. Es un programa que me tiene muy satisfecho porque son cosas muy diferentes", detalla el francés.

Montar la pieza de la bailarina, pedagoga, coreógrafa y directora de la compañía Mudances, ha sido "bastante interesante" para él y para los bailarines.

"La compañía se dice contemporánea y para entrar en el mundo coreográfico de Angels ha habido que profundizar, tomar clases con ella, e investigar en la vanguardia", explica.

En la de Alexander Eckmann, que incluye, como la de Margarit, proyecciones, hay mucho humor, es muy dinámica y hace bastante contraste con la de la catalana.

Por eso, subraya, en el programa que se estrena el viernes, la pieza de Duato será "la más clásica".

"Me parece un programa muy rico, algo que no se ha hecho nunca. Para algunos bailarines es chungo pasar de un estilo a otro pero el reto de este año era la calidad hasta el final y están todos muy motivados".

Cuando termine esta etapa, la gran mayoría de los bailarines continuará en la CND porque, que él sepa, solo han anunciado que se irán tres o cuatro que ya tenían "otros compromisos".

Lo que a él le gustaría hacer es crear una compañía en España que tome, precisamente, el hueco que dejará la CND en el repertorio más contemporáneo, ya que la encomienda de Martínez es que la compañía se abra, además, a los estilos clásico y neoclásico, pero es una época de crisis y "por ahora" no puede decir nada más.

"No quiero reproducir la CND sino crear algo con una mentalidad diferente, más artística porque esta estructura es un sistema un poco pesado", dice.

Palito, que se presentó al concurso para renovar la dirección de la compañía, insiste en que no está enfadado por la decisión de Cultura y tener que marcharse.

"Esta ha sido una experiencia que me ha dado energía. El año pasado me quería marchar, pero vivir esto ha sido tomar un nuevo aire. Es lo que quiero, seguir así y no parar", añade.

Concha Barrigós.