Público
Público

El etarra francés dice que iba a dejar la banda cuando fue arrestado en 2003

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El etarra Claude Recart, de nacionalidad francesa, afirmó hoy, ante el Tribunal de lo Criminal de París, que iba a dejar la banda cuando fue arrestado con otros dos presuntos miembros del aparato logístico de ETA en julio de 2003.

"Mi compromiso ha cambiado", señaló Recart al ser preguntado por su vinculación actual con la lucha armada, antes de precisar que mantiene sus ideas políticas sobre la situación del País Vasco, para el que reclama un referéndum de autodeterminación.

Este hombre -de 29 años y natural de Bayona (País Vasco francés), donde vive- es el único que comparece en libertad de los once imputados en el proceso al aparato logístico de ETA que se inició en el Tribunal de lo Criminal de París el pasado día 9.

Fue arrestado el 30 de julio de 2003 junto a Juan Miguel Illarramendi Zabaleta y José Cándido Sagarzázu Gómez en una casa de Cahors (sur de Francia) que él mismo había alquilado con una identidad falsa.

De su acción en esa estructura del aparato logístico llamada "Dalton", Recart fue bastante parco ante las preguntas del presidente del tribunal, Jean-Pierre Getti.

Reconoció que tenía un arma -"para defenderme (...) si hacía falta"- y que él se había dedicado esencialmente a alquilar una docena de pisos y casas para ETA por una amplia zona del suroeste de Francia.

Se negó a dar precisiones sobre el origen del dinero que recibía para los alquileres o acerca de los cientos de kilos de material explosivo que había en la casa de Cahors.

En la sesión de hoy, Getti dio cuenta de elementos encontrados en relación con los imputados y, así, señaló que en la casa de Espiens (sur) donde se detuvo el 16 de noviembre de 2003 a Ígor Letona Biteri y a Mikel Uzkudun Lizaur se hallaron documentos sobre seguimientos a la familia del empresario vasco Cosme Delclaux, secuestrado por ETA.

El magistrado también aludió a que se localizó un texto de Íñigo Elizegi Erbiti en la casa donde fue arrestado el 16 de abril de 2004 en Chatellerault (centro) sobre el funcionamiento de un misil.

Además, en el ordenador confiscado a Elizegi Erbiti había un documento sobre una reunión del comité ejecutivo de ETA.

La defensa había convocado como testigo al portavoz de Batasuna Xavier Larralde, que dedicó su intervención a "aclarar" a los jueces la que, según su opinión, es "la situación del País Vasco", en particular la existencia de "un conflicto similar al de Irlanda del Norte" causado porque España y Francia "niegan el derecho de autodeterminación".

"La solución para el País Vasco es la negociación política", subrayó Larralde, quien recordó el proceso de negociación iniciado en 2006 entre ETA y el Ejecutivo español, que "se saldó con un fracaso que se puede atribuir a la falta de voluntad de los gobiernos español y francés" de entrar en cuestiones políticas y de "reconocer" los derechos de los vascos.