Público
Público

Etiquetado del menú empuja a comensales a reducir las calorías

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Por Amy Norton

Los menús de los restaurantesque incluyen información sobre las calorías alientan a losclientes a controlarse.

Es más, los menús con información agregada, como lacantidad de calorías que un adulto debería consumir por día,serían aún más efectivos para reducir el apetito.

Los resultados, publicados en American Journal of PublicHealth, respaldan una tendencia en crecimiento de exigirles alas cadenas de restaurantes que incluyan las calorías en losmenús y las pizarras.

En el 2008, Nueva York se transformó en la primera ciudaden Estados Unidos en establecer la obligatoriedad de esoscambios en las cadenas de comidas rápidas y cafeterías. La leyfue un modelo para California y otros estados y ciudadesestadounidenses.

Pronto, el Gobierno federal también podría adoptarla. Lasnormas para el etiquetado de los menús son parte de la ley dereforma del sistema de salud tratado en el Congreso.

La intención es combatir el problema de obesidad en el paísmediante la toma de conciencia en los consumidores.

Pero existen dudas sobre la efectividad de agregar esainformación en los menús.

En octubre, un estudio independiente sobre la leyneoyorquina concluyó que los nuevos menús no habían modificadolos hábitos de los consumidores en los barrios más pobres de laciudad.

Entonces, el Departamento de Salud de la ciudad publicódatos preliminares de un estudio grande que sugerían que losneoyorquinos habían comenzado a "comprar" menos calorías ennueve de 13 cadenas de comidas rápidas y café incluidas en lainvestigación.

En el nuevo estudio, un equipo de la Yale University puso aprueba el efecto de los menús que incluían información calóricay una línea sobre las 2.000 calorías diarias que deberíaconsumir un adulto promedio.

Al azar, el equipo le indicó a 303 adultos que pidierancomida de uno de tres menús: uno sin información calórica, unocon información calórica y otro con esa información más larecomendación de las 2.000 calorías.

El equipo halló que ambos grupos que usaron los menús conetiquetado calórico ingirieron un 14 por ciento menos decalorías que el tercero.

Y cuando los participantes informaron al día siguiente quéhabían comido el resto del día, el equipo observó que los quehabían leído la recomendación de las 2.000 calorías diariashabían ingerido unas 250 calorías menos que los otros dosgrupos.

El entorno fue experimental, no el "mundo real", pero lepermitió a los investigadores demostrar la relacióncausa-efecto, señaló Christina Roberto, candidata doctoral deYale que dirigió el estudio.

"Podemos decir que el etiquetado del menú causa lareducción" del consumo de calorías.

Asimismo, Roberto indicó que los resultados destacan elimpacto potencial que puede tener una simple línea de textosobre la cantidad de calorías que se debe consumir por día."Eso fue realmente importante", agregó la experta, porque ayudaa poner una sola comida en el contexto del día.

"Al agregar ese 'ancla' se potencia la efectividad deletiquetado del menú", finalizó la investigadora.

FUENTE: American Journal of Public Health, online 17 dediciembre del 2009