Público
Público

Eugenio Trías resume su radical compromiso con la filosofía en dos volúmenes

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Eugenio Trías lleva más de 40 años tratando de encontrar respuesta a las preguntas sobre el sentido del ser y del existir, y ese intento recorre los libros que ahora ha reunido en "Creaciones filosóficas", dos volúmenes que permiten hacerse "una idea cabal" de los intereses de este gran filósofo.

"La audacia del pensamiento consiste en aventurar algún tipo de respuesta al reto de la verdad, pero esa verdad no puede ser asumida nunca de manera dogmática sino de forma crítica", decía hoy Eugenio Trías al presentar en un encuentro con la prensa los dos volúmenes que ahora publica Galaxia Gutenberg/Círculo de Lectores.

Son más de 1.500 páginas que "constituyen el compendio de una obra admirable" y contienen el particular recorrido por ella que propone el propio autor, según puso de relieve Joan Tarrida, director general de Círculo de Lectores, para quien trabajar durante tres años con este pensador y ensayista "ha sido una lección de humanidad".

Trías (Barcelona, 1942) ha reunido en sus "Creaciones filosóficas" algunos de sus textos fundamentales, y el resultado, como él afirma en el prólogo, "no ofrece, en rigor, nada novedoso; pero configura, a pesar de todo, un nuevo libro que, al haber sido armado intencionadamente, sugiere nuevas perspectivas" sobre las obras que contiene.

Acompañado por su hijo David, editor de Plaza Janés, y por amigos como Carmen Iglesias, Eustaquio Barjau y Javier Gomá -"la verdad de Trías es sinfónica", dijo Gomá-, el autor de "El canto de las sirenas" ha hecho "muchas correcciones de tipo formal" al seleccionar los fragmentos incluidos en estos volúmenes, pero no ha cambiado "los contenidos ideológicos".

Autor de más de treinta libros, articulista, profesor y conferenciante, Trías ha dividido su obra en cinco apartados para facilitarle al lector un recorrido coherente por ella: Estética y teoría de las artes; Interpretaciones; Ética, política y condición humana; Teoría de la historia y filosofía de la religión, y Filosofía del límite.

Precisamente, la filosofía del límite es una de las mayores contribuciones de Trías al pensamiento contemporáneo, y "la indagación de ese lugar del límite" le supuso "cinco años de forcejeos y cavilaciones, en confrontación con las filosofías de la modernidad".

Fue a mediado de los ochenta cuando "un ímpetu metafísico" por acercarse a lo que "desborda" al hombre lo llevó a "indagar los límites". El límite, escribe Trías, "es el lugar del ser, lugar de la mediación, el camino de en medio entre lo ideal y lo real, entre el anhelo y la experiencia".

"El concepto de límite es una metáfora de nuestra propia condición, de la que se desprende una ética y una forma de ver el arte en una época marcada por el caos y las catástrofes", decía hoy el filósofo, para quien esta condición "limítrofe o fronteriza en absoluto se contradice con las nuevas tecnologías", sino que podría haber entre ellas un "fecundo diálogo".

Galardonado con premios como el Anagrama de Ensayo por "El artista y la ciudad", el Nacional de Ensayo por "Lo bello y lo siniestro" o el Ciudad de Barcelona por "La edad del espíritu", Trías sabe que en los tiempos que corren está "muy cuestionado" el pasarse la vida tratando de responder preguntas como "qué es el hombre" o "qué somos".

Pero "la filosofía no tiene por qué resolver las cosas, y por eso se la critica", afirmaba este pensador para añadir a renglón seguido: "¡Qué mundo aquél en el que no haya filosofía y en el que no haya poesía o música clásica!"

Desde principios de los noventa, Eugenio Trías se interesa también por la filosofía de la religión, como ha plasmado en "La edad del espíritu", su libro más ambicioso.

Y ante la decisión de Suiza de prohibir la construcción de minaretes, el filósofo dejó muy claro hoy que él no aboga por "un choque de civilizaciones sino por la convergencia de las distintas creencias".

"Lo peor de la religión son sus conexiones con ciertas formas obscenas de la política y, sobre todo, que prevalezca lo literal", subrayó Trías.

"Lo terrible de lo que ocurre ahora es que después de un período de escepticismo hacia todo lo religioso, de pronto irrumpe la religión en su aspecto más obsceno" y se interpretan sus principios de forma literal. "Es un camino que hay que evitar", concluyó.