Público
Público

La Eurocámara aprueba el acuerdo contra el cambio climático

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Por Pete Harrison y Huw Jones

El Parlamento Europeo aprobó el miércoles un acuerdo para reducir las emisiones de gases con efecto invernadero, el último paso en un año de conversaciones para lograr el pacto más amplio del mundo hasta ahora para combatir el cambio climático.

La aprobación del Parlamento se produce tras un acuerdo de los líderes europeos la semana pasada para recortar las emisiones de dióxido de carbono un 20 por ciento por debajo de los niveles de 1990 en 2020 tras diluir los costes para la industria de multas y permisos de contaminación.

La crisis económica amenazó en ocasiones con hacer descarrilar los planes de la Unión Europea, pero una miríada de concesiones a la industria ayudó a cerrar un acuerdo entre críticas de grupos ecologistas.

El acuerdo tiene una gran importancia ya que llega justo antes de que Barack Obama asuma la presidencia de Estados Unidos, lo que ha generado esperanzas en Europa de que pueda haber cooperación transatlántica para afrontar el cambio climático.

"Todo el mundo sabe que el Sr. Obama ha fijado como prioridades la seguridad energética y el cambio climático", dijo el comisario europeo de Medio Ambiente, Stavros Dimas, en el debate que precedió a la votación del miércoles.

La canciller alemana, Angela Merkel, y el primer ministro italiano, Silvio Berlusconi, habían defendido los intereses de industrias como el acero, los productos químicos y el cemento alemanes y el cristal, la cerámica y el papel italianos, así como sus poderosos sectores automovilísticos.

Los legisladores también respaldaron el miércoles medidas para recortar las emisiones de CO2 de los vehículos nuevos un 18 por ciento para 2015, después de que una intensa labor de presión de la industria automovilística lograra un retraso de tres años para aplicar las reducciones.

La mayor amenaza para el acuerdo fue la oposición de nueve países ex comunistas, que temían que el acuerdo disparara los costes para sus altamente contaminantes sectores que utilizan el carbón como fuente de energía.

Para lograr su apoyo, se distribuirá financiación para ellos de alrededor de un 12 por ciento de los ingresos del sistema de comercio de emisiones de la UE (ETS, por sus siglas en inglés), que hace que la industria compre permisos para contaminar.

Las negociaciones se aceleraron para conseguir un acuerdo bastante antes de las conversaciones de Copenhague del próximo año para lograr un pacto internacional, lo que provocó indignación en el Parlamento por no haber sido consultado adecuadamente.

"Circunstancias excepcionales a menudo exigen una respuesta excepcional", dijo el eurodiputado checo conservador Miroslav Ouzky tras la votación.