Público
Público

La Eurocámara exige una investigación de la ONU sobre los sucesos del Sahara

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El Parlamento Europeo (PE) reclamó hoy una investigación internacional auspiciada por las Naciones Unidas para esclarecer los sucesos violentos de El Aaiún y criticó la falta de transparencia de Marruecos sobre la situación en el Sahara Occidental.

En un hecho poco frecuente en los casos de política internacional, todas las fuerzas de la Eurocámara se unieron para expresar una "firme condena" de la violencia registrada durante el desmantelamiento del campamento saharaui de Gdaim Izik por parte de las autoridades marroquíes.

Los diputados recuerdan en su resolución la muerte a manos de fuerzas marroquíes del joven saharaui Nayem Elgarhi y el fallecimiento en circunstancias sin esclarecer del ciudadano español Babi Hamday Buyema.

Además, "lamentan los ataques contra la libertad de prensa y de información" por parte de Marruecos y su negativa a permitir la entrada en el Sahara a periodistas, observadores y diputados europeos.

Así, aunque toma nota de la apertura de una comisión de investigación del Parlamento marroquí, el PE subraya que la ONU "sería la instancia más adecuada para llevar a cabo una investigación independiente".

Al mismo tiempo, reclama a las Naciones Unidas un mecanismo de protección de los derechos humanos en el Sahara y expresa su preocupación por la detención y las supuestas agresiones a defensores de los derechos humanos en la ex colonia española.

La votación, a mano alzada, se celebró hoy pese a las presiones por parte de las autoridades marroquíes para retrasarla al mes de diciembre, una vez que representantes de Rabat hubiesen comparecido ante los diputados para dar su versión de los hechos registrados en El Aaiún.

"A pesar de las presiones de Marruecos para impedir esta votación, el pleno de la Eurocámara ha lanzado un mensaje alto y claro que refuerza el derecho del pueblo saharaui a su autodeterminación y denuncia las atrocidades cometidas por el gobierno marroquí", señaló el parlamentario español de Izquierda Unida Willy Meyer.

El verde Raül Romeva, por su parte, celebró que "en esta ocasión el 'lobby' marroquí haya fracasado" y llamó a España y Francia a "asumir su responsabilidad histórica" para resolver el conflicto del Sahara.

Pese a sus distintas posturas políticas, todos los partidos españoles en la Eurocámara consideraban necesario pronunciarse sobre lo sucedido en El Aaiún.

"Marruecos es un socio positivo y activo de la UE, y es también un aliado estratégico fundamental en la contención del fundamentalismo islámico radical, pero este Parlamento es la institución donde late el pulso democrático de Europa y tiene un compromiso indeclinable e irrenunciable con la causa de los derechos humanos", subrayó en el debate de anoche el diputado del Partido Popular José Ignacio Salafranca.

Para su compañero Santiago Fisas, "si Marruecos no tiene nada que ocultar debe permitir que se aclare lo sucedido".

La delegación socialista española también exigió a Rabat el respeto de los derechos humanos y le reclamó transparencia.

Algunos de sus miembros, como Antonio Masip, fueron más allá y acusaron al régimen de reprimir "con odio a quienes sabe un pueblo distinto".

El Parlamento Europeo, tras años sin pronunciarse oficialmente sobre la situación en el Sahara, reitera en el texto de hoy su apoyo a las negociaciones para lograr una "solución política justa, duradera y mutuamente aceptable" al conflicto.

Para el Frente Polisario, el mensaje de la Eurocámara es una "gran victoria de la Justicia, la paz y los derechos humanos" y debería servir para que la Comisión Europea y los gobiernos de los Veintisiete tomen nota.