Público
Público

La Eurocámara tumba el informe lingüístico del PP

El texto de Luis Herrero exigía el derecho a elegir lengua en la escuela

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El Parlamento Europeo tumbó ayer un informe promovido por el Partido Popular Europeo (PPE) donde se cuestionaba el multilingüismo en la educación y el modelo de inmersión lingüística en catalán. El texto, promovido por el conservador portugués Vasco Graça Moura, logró unir a socialistas, nacionalistas, liberales y verdes en su contra tras las enmiendas presentadas por el diputado conservador Luis Herrero, donde se exigía salvaguardar el derecho 'esencial' de los padres a decidir la lengua de escolarización de sus hijos.

La resolución alternativa, que logró 335 votos a favor y 279 en contra, borró otros fragmentos que criticaban la promoción 'de una lengua a costa de los derechos de los hablantes de otra' o que defendían que ningún alumno fuese privado de la lengua oficial del Estado, sin reconocer idénticos derechos a otras lenguas oficiales. El PPE, grupo mayoritario, trató hasta el último momento de defender 'a la Cámara de convertirse en un instrumento para la exacerbación nacionalista', en palabras del propio ponente, que vio como su informe, no vinculante, decaía.

'En Europa se conocen dos modelos lingüísticos: el primero consiste en crear dos sociedades, dos comunidades lingüísticas, o una sola y bilingüe', aseguró a Público Ignasi Guardans, de CiU, uno de los defensores del texto aprobado. Para Guardans 'roza la hipocresía' la 'repentina preocupación del PP por las lenguas', tras haber buscado en Estrasburgo 'un segundo santuario de Lourdes para traer de curar con un milagro una postura que ha fracasado en España'.

Para Raul Romeva, de ICV, 'en Catalunya hemos demostrado que el modelo de inmersión es una garantía para que los alumnos conozcan de manera óptima las dos lenguas oficiales'. Por su parte, Herrero lamentó la manipulación 'para plantear una batalla política en clave nacional' que según él hicieron nacionalistas y socialistas, y aseguró que el PP no se ha 'opuesto a que se pueda enseñar en catalán, al contrario, lo hemos impulsado de manera activa'.

Según la socialista María Badía, también promotora del texto aprobado, 'el derecho a elegir ya lo ejercieron los ciudadanos y las administraciones públicas con la aprobación de las leyes actuales', y no puede ser 'invocado una y otra vez'. El texto final promueve la enseñanza de terceras lenguas y recalca que sería inapropiado que la UE se restringiera a una sola lengua principal.