Público
Público

El Eurogrupo busca la receta para retomar el ritmo de crecimiento tras la crisis

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Los ministros de Finanzas de la zona del euro (Eurogrupo) dedicaron hoy su reunión mensual a discutir cómo minimizar las consecuencias a largo plazo de la crisis sobre la economía europea y, en concreto, cómo evitar que el ritmo de crecimiento se vea reducido de manera duradera.

Aunque la crisis económica no ha llegado a su fin, sí hay señales de que lo peor ha pasado ya, señaló al término del encuentro el primer ministro luxemburgués y presidente del Eurogrupo, Jean-Claude Juncker, que subrayó que es hora de empezar a pensar en la estrategia a seguir una vez superada la recesión.

Juncker advirtió de que la reducción del potencial de crecimiento económico será mayor cuanto más débiles sean las acciones correctoras puestas en marcha por los gobiernos.

En la misma línea, el comisario de Asuntos Económicos y Monetarios, Joaquín Almunia, reseñó que la reducción del ritmo de avance de la economía "no será para siempre si adoptamos ahora las medidas adecuadas".

Ambos valoraron, en este contexto, tanto la decisión de aumentar el gasto público para impulsar la actividad como los esquemas de apoyo al sector financiero y a los desempleados, medidas imprescindibles para evitar una degradación aún mayor de la situación pero que han traído consigo un significativo aumento de los déficit públicos.

Pero también dejaron claro que el grueso de esas medidas tendrá que ser revertido en cuanto se confirme el inicio de la recuperación y el gasto público deberá ser reorientado a otros sectores más innovadores.

"El déficit acumulado entre 2008 y 2010 podrá corregirse por etapas", pero a largo plazo resulta imprescindible volver a una situación de equilibrio en las arcas públicas, recalcó Juncker.

Sólo así, subrayó Almunia, la zona del euro estará en condiciones de afrontar retos ineludibles, como la lucha contra el cambio climático y el envejecimiento de la población.

Dentro de su habitual ejercicio de análisis de la coyuntura económica, los ministros prestaron hoy especial atención a la evolución de los precios, después de que la inflación interanual del área marcara en junio su primer registro negativo (-0,1 por ciento).

"Es absolutamente falso que estemos en una situación de deflación", subrayó Juncker, que explicó que esta caída se debe a la debilidad de la actividad y al efecto base por la comparación del precio del petróleo y los alimentos con el que tenían hace un año.

Tanto Juncker como el comisario incidieron en que la entrada de la inflación en terreno negativo es un episodio temporal, que se alargará todavía unos meses, y destacaron el efecto positivo de esta bajada sobre la renta disponible de las familias.

Otra de las cuestiones discutidas hoy por los socios del euro fue la posibilidad de que la Unión Económica y Monetaria se dote de una representación única en los órganos de decisión del Fondo Monetario Internacional (FMI), una opción que defiende la Comisión Europea pero que rechazan frontalmente varios países miembros.

La cuestión, vinculada al proceso de reforma del Fondo y de su institución hermana, el Banco Mundial, continuará discutiéndose en los próximos meses, pero hoy volvió a quedar claro que en ningún caso hay consenso entre los dieciséis socios del euro para tener una "silla única" en Washington.

Almunia se quejó de que, aunque todos los países reconocen que a largo plazo esa es la situación más deseable, "para algunos parece que ese largo plazo está todavía muy lejos".

Como antesala al encuentro de mañana del Ecofin, que reúne a todos los responsables de Finanzas de la UE, también se empezó hoy a analizar la petición del Gobierno alemán de relajar temporalmente las exigencias de capital a los bancos para evitar que, en un momento de escasez de crédito, tengan que dedicar gran parte de sus fondos a provisiones ante la previsible devaluación de sus activos.

En principio, no parece que la iniciativa alemana cuente con un apoyo mayoritario, aunque será mañana cuando haya una discusión más amplia sobre la cuestión, en el contexto de un debate sobre la regulación financiera tras la crisis.