Público
Público

El Eurogrupo no cree "inmiente" el rescate a España

Economía dice que busca "alternativas" en la petición de ayuda a la UE

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Los países de la eurozona no ven necesario que el Gobierno de Mariano Rajoy pida el rescate, al menos de forma 'inminente', ya que la tensión en los mercados ha disminuido en las últimas semanas y España se financia en condiciones aceptables, según han dicho este viernes varias fuentes europeas. 'Si se examina la situación actual del mercado, no veo ninguna necesidad de que España pida ningún tipo de programa', ha asegurado un alto funcionario del Eurogrupo.

A su juicio, España está 'muy lejos' de tener que solicitar un rescate completo como el de Grecia, Portugal o Irlanda. 'Si se analizan los resultados de las últimas subastas, la de ayer (por el jueves) fue muy, muy bien. La situación en los mercados está muy lejos de la que nos preocupaba hace medio año', ha resaltado el alto funcionario.

Ni siquiera Francia, uno de los países se mostraba más partidario de que Madrid solicite el rescate para desencadenar la intervención del Banco Central Europeo (BCE), ve ahora urgente activar la ayuda, según las fuentes consultadas. 'España logra dinero para financiarse mes a mes a tipos cada vez más bajos, la situación no parece absolutamente desesperada', señala otro diplomático. 'A la vista de la situación del mercado, no hay estrés', añade.

El ministro de Economía, Luis de Guindos, explicará en este Eurogrupo el presupuesto para 2013 y el plan de reformas que se aprobó a finales de septiembre y los ministros de la eurozona discutirán si estas medidas son suficientes para que España cumpla los objetivos de reducir el déficit hasta el 6,3% este año y hasta el 4,5% el año que viene. 'Lo que el Eurogrupo hará es escuchar al ministro español y verificar hasta qué punto (su presentación) se ajusta a lo que el Eurogrupo espera en términos de ajuste presupuestario y de aplicación de las recomendaciones en materia de reformas', señalan las fuentes. La primera impresión es que las medidas contenidas en el plan de reformas son 'muy buenas', ya que se ajustan a las recomendaciones de la UE e incluso van 'más allá' en algunos ámbitos.

El secretario de Estado de Economía, Fernando Jiménez Latorre, ha reconocido este viernes que el Gobierno está en conversaciones con la UE sobre la posible petición de un segundo rescate y que se están 'analizando las alternativas' para tomar la decisión que resulte 'más beneficiosa' para la economía española. Así lo ha afirmado en declaraciones a los medios a la salida de la Comisión de Presupuestos del Congreso, donde ha comparecido para dar cuenta del proyecto de cuentas de 2013.

'Cuando hablamos de rescate, hablamos de la intervención del Banco Central Europeo (BCE) en el mercado secundario. Entendemos que los diferenciales de deuda no responden a lo fundamental de la economía española, que hay una penalización por las dudas sobre la irreversibilidad del euro y unas deficiencias en la transmisión de los impulsos de la política monetaria. Y las instituciones europeas hacen bien en tratar de resolver esos problemas', ha explicado. A renglón seguido, ha recordado que 'los procedimientos son los que son', que el proceso de toma de decisión a nivel comunitario es 'complejo' y que el Gobierno está 'hablando con las instituciones y analizando las alternativas' y 'la mejor forma para tomar la decisión más beneficiosa para la economía española'.

El número dos de Economía ha insistido en que el diferencial que actualmente existe entre la deuda española y la alemana 'no responde a lo fundamental de la economía' y 'se calcula que hay unos 200 puntos [de la prima de riesgo] que no se explican por la economía' (actualmente, se mueve entre los 420 y 40 puntos). 'Por tanto, es una situación que no depende de la política económica española, sino de consideraciones de la unión monetaria', ha apuntado.

El secretario de Estado de Economía, Fernando Jiménez Latorre, ha rechazado este viernes la posibilidad de revisar la previsión del Gobierno de que el PIB caerá un 0,5% el próximo año porque se trata de un objetivo 'que sigue siendo alcanzable', y ha asegurado que aunque el retroceso económico duplicara la previsión, aún se cumpliría el objetivo de déficit para el año próximo, del 4,5%. Así lo ha asegurado durante su comparecencia ante la Comisión de Presupuestos del Congreso, donde ha recordado la 'alta dispersión' de las previsiones económicas realizadas por diferentes instituciones y organismos, que van desde el -0,3% de la UE hasta el -3,3% de Citigroup.