Publicado: 03.03.2014 13:35 |Actualizado: 03.03.2014 13:35

El Eurogrupo pide a España valentía política para seguir con los ajustes

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El presidente del Eurogrupo, Jeroen Dijsselbloem, ha advertido de que "la modernización de nuestras economías es la única fórmula" para poder alcanzar el "objetivo común de crecimiento sostenible" y ha apostado por "ser valientes en lo político" para "convencer de que es necesario hacer más ajustes", frente a los que dicen que se está "desmantelando" el sistema de bienestar. "Lo que estamos haciendo es asegurar que podemos darle sostenimiento", ha dicho durante su intervención en el Foro Global España 2014, en Bilbao.

España, ha comentado, "es un perfecto ejemplo de reformas de gran alcance; ha llevado a cabo reformas impresionantes en el mercado financiero y también en el laboral, ha modificado el sistema de contratación...". Pero "tenemos que hacer más, todos necesitamos niveles más altos de crecimiento para reducir el paro y la deuda. Es un proceso tedioso, que va a llevar tiempo, pero el tema clave consiste en seguir adelante con las reformas". Dijsselbloem ha expresado, además, su preocupación por el problema de desempleo juvenil, "gravísimo" en el caso de España, que, a su entender, requiere de "más crecimiento durante más tiempo para ser competitivo".Un aumento de la competitividad que se tiene que alcanzar, según el presidente del Eurogrupo, "no a través de la economía monetaria, sino bajando los costes de la producción y aumentando la productividad, con inversión en I+D, reducción de la burocracia y los obstáculos en los mercados de servicios".

En declaraciones posteriores a los medios, Dijsselbloem ha reconocido que el Gobierno español ha dado los pasos necesarios para tratar las dificultades del sector financiero, que era el problema principal en el peor momento de la crisis, y ha efectuado una muy buena implementación del programa de ayuda. Por ello, a su juicio "los bancos españoles están en muchos aspectos por delante de los de la zona del euro". Sin embargo, ha advertido, "hace falta hacer más trabajo, el desempleo es todavía demasiado alto", y el mercado laboral "no es tan flexible como en el resto de la zona del euro".

Por otra parte, en sus declaraciones a los periodistas, ha dicho en relación con la deflación que no está "preocupado", y la ha relacionado con los bajos precios de la energía y con las reformas que se están implementando en el sur de Europa. Preguntado por los deseos independentistas en Catalunya ha recalcado que aunque no quiere interferir en esos debates su prioridad es "más integración en Europa, no desintegración".

Por su parte, el vicepresidente de la Comisión Europea y comisario de Competitividad, Joaquín Almunia, ha considerado que no hay que decirle a la ciudadanía que se va "a salir del hoyo nunca", pero tampoco que ya se ha salido, de una vez por todas", y que se va a "vivir en el mejor de los mundos" porque "no es verdad". En una entrevista concedida a Radio Euskadi, Almunia ha apuntado que "todavía no tenemos la garantía de que el crecimiento de los próximos trimestres y de los próximos años va a ir ganando fuerza, va a ir ganando tracción y va a ser capaz de absorber, de una manera clara, el nivel de desempleo que tenemos en Europa, en la zona Euro y que, por supuesto, tenemos en España".

Por ello, ha considerado que "se ve la recuperación, hay crecimiento positivo y se está mejor que hace un año, pero hay muchas cosas que hacer y muchos esfuerzos todavía que desarrollar". "Y la cuestión es que no se trata ahora de ocultar los esfuerzos que quedan por hacer, sino que aprender de la experiencia de estos años de crisis y ver que esos esfuerzos tienen que estar mucho mejor distribuidos y políticamente hay que explicar mucho mejor las cosas", ha destacado.

El comisario europeo ha considerado que "no es sensato razonable ni justo" que el FMI proponga rebajar los sueldos un 10%. "En momentos de crisis, cuando estamos pidiendo sacrificios a la gente, y a mucha gente sacrificios muy duros, también hay que compartirlos, sobre todo por quienes están en mejor posición", ha añadido tras recordar que la ciudadanía pide a los integrantes de este órgano económico que se reduzcan ellos los salarios. Tras precisar que si se quiere "vender fuera de Europa, hay que ser competitivo", ha aseverado que, por una parte, "los sacrificios tienen que estar bien distribuidos", y, por otra, los economistas no pueden "escribir cosas que, luego, en la práctica son inviables porque no llegan a ninguna parte". "Y escribir, de la noche a la mañana, que alguien se rebaje el sueldo un 10 por ciento, salvo que esté en una empresa en crisis en la que prefieran hacer ese sacrificio en vez de destruir empleo, no me parece una propuesta sensata, razonable ni justa", ha insistido.